5 películas con fotógrafos ficcionales como protagonistas

El Día Mundial de la Fotografía se celebra cada 19 de agosto; se trata de un arte que está íntimamente vinculado a la esencia misma del cine, ya que sus campos de batalla son la luz, el espacio y el tiempo. De ahí que en SundanceTV queramos homenajear a los creadores de esta disciplina mediante 5 películas que cuentan con un fotógrafo de ficción como protagonista.

La ventana indiscreta, de Alfred Hitchcock (1954)

Seguramente, el filme más famoso con un fotógrafo como protagonista, es un magistral tour de force visual en torno a la ventana desde donde Jeff (James Stewart), muerto de aburrimiento al tener la pierna rota y esperarle una larga convalecencia, espiará el patio interior de sus vecinos y hará un macabro descubrimiento. Con una concepción espacial realmente estática, que no por casualidad recuerda a la pintura y a la fotografía, Hitchcock construye un impecable thriller estructurado en torno a su memorable clímax final. Como casi todo lo del maestro inglés, hay que verla sí o sí.

Blow-Up, de Michelangelo Antonioni (1966)

La más cool de las películas de Antonioni, al estar ambientada en el Londres del Swinging London, se inspira libremente en el magistral cuento de Julio Cortázar “Las babas del diablo”. Thomas (David Hemmings), un fotógrafo de moda, cree haber expuesto con su cámara, por casualidad, un asesinato, lo que le llevará a iniciar una investigación… Aunque en apariencia puede parecer que estemos ante un filme de suspense, nada más lejos de la realidad; la ausencia de causalidad de los acontecimientos y la ensimismada delectación en la práctica del arte fotográfico dan lugar a una hipnótica y casi extática reflexión sobre la falibilidad de lo real.

High Art, de Lisa Cholodenko (1998)

Ópera prima de la autora de Los chicos están bien (2010), se trata de una propuesta indie que, con el tiempo, se ha convertido en una película de culto, gracias a un guion sólido e inteligente (obra de la propia realizadora) y a la elegancia de sus imágenes. El filme trata de dos mujeres: Lucy (Ally Sheedy), una veterana fotógrafa en horas bajas a causa de su adicción a las drogas, y Syd (Radha Mitchell), una joven becaria de una prestigiosa revista de fotografía. La relación erótica y luego romántica que surgirá entre ambas evidenciará el conflicto entre la ambición y los sentimientos.

Delirious, de Tom DiCillo (2006)

Comedia indie sobre la fama y todo lo asociado a ella, en este caso concreto se centra en el mundo de los paparazzi, a través de la historia de Les (Steve Buscemi), un fotógrafo especialista en retratar a celebrities de tres al cuarto, que conoce a Toby (Michael Pitt), un buscavidas sin hogar que sueña con ser actor, y decide “adoptarlo” como ayudante. Aunque las miserias de sus dos protagonistas son muchas y variadas, el realizador lanza un mirada comprensiva y tolerante sobre sus criaturas, lo que las hace muy cercanas al público y suaviza el elemento satírico del filme.

Carol, de Todd Haynes (2015)

Esta adaptación de la novela de Patricia Highsmith, El precio de la sal (1952), en manos de Haynes se convierte en una obra sutil y conmovedora, en la que su joven protagonista, Therese (Rooney Mara), es una aspirante a fotógrafa (a diferencia de la Therese del libro). El homenaje a Breve encuentro (1945) y la exquisita atmósfera visual de la cinta, que recrea las fotografías de artistas contemporáneos al relato –Ruth Orkin, Esther Bubley, Vivian Maier, Saul Leiter…–, hacen que la película sea una de las mejores historias de amor jamás filmadas.

El antepenúltimo mohicano

Park City, Utah.

Más en el blog: Curiosidades sobre Robert Redford con motivo de su cumpleaños

Posts Más Recientes