5 películas de Michael Cera con motivo de su cumpleaños

El 07 de junio cumple años Michael Cera, uno de los rostros indies más icónicos de la última década. Iniciado como actor infantil, la popularidad le vino de la mano de su papel para la sitcom de culto Arrested Development (2003-2019), a partir de la cual se convirtió en especialista en papeles de buen chaval con problemas de timidez. Discreto y celoso de su intimidad, hasta el extremo de mantenerse totalmente alejado de las redes sociales, en la actualidad se encuentra más volcado en su carrera musical y teatral, y ha pasado de ser una presencia obligatoria en casi cualquier producción independiente a aparecer en roles secundarios. Destacamos 5 de sus mejores interpretaciones.

Supersalidos, de Greg Mottola (2007)

Aunque se inspira en las comedias adolescentes de tono gamberro de los 80, la historia de Evan (Michael Cera) y Seth (Jonah Hill) es mucho más que eso: es un relato de tránsito a la vida adulta, a través de la angustia que sienten estos dos íntimos amigos al ver que se les acaba el instituto y tener que elegir carreras, y destinos, diferentes. Aunque haya notas de humor grueso en ella, sobre todo retrata una forma de ser que no se adapta a los estereotipos sobre la masculinidad, lo que explica que la imaginación o la sensibilidad definan a sus simpáticos protagonistas.

Juno, de Jason Reitman (2007)

El chispeante guion de Diablo Cody, llamado a ser polémico en una sociedad tan puritana como la estadounidense, fue plasmado con mano hábil por Reitman, que convirtió la historia de su carismática protagonista, la Juno del título (Ellen Page), en una comedia de acentos dramáticos acerca de la madurez, la independencia femenina y la engañosa seducción del mundo de los adultos. Michael Cera interpreta al novio de Juno y padre accidental del bebé que la joven espera.

Scott Pilgrim contra el mundo, de Edgar Wright (2010)

El director inglés se ha convertido en uno de los mejores exponentes de un tipo de comedias frikis que mezclan con desparpajo el humor, los homenajes cinéfilos, los tópicos genéricos y la fantasía. Esta adaptación de una serie de novelas gráficas de Bryan Lee O’Malley es una buena muestra de ello, al narrar las desventuras de Scott Pilgrim (Michael Cera), obligado a entablar una lucha con los siete malvados ex de su nueva novia para conquistar definitivamente su corazón.

Person to Person, de Dustin Guy Defa (2017)

Sencillo retrato coral de la ciudad de Nueva York a lo largo de un día, no tiene mayores pretensiones temáticas que la de homenajear a la ciudad a través de un puñado de “gente corriente” que habita en ella. El centro de la trama gira en torno a Claire (Abbi Jacobson), una reportera en su primer día de trabajo que investiga un supuesto crimen, secundada, muy mal, por su ineficiente jefe, Phil (Michael Cera); una dinámica que constituye el núcleo cómico de las otras historias, más serias.

Molly’s Game, de Aaron Sorkin (2017)

Aunque la gran protagonista de la película sea Jessica Chastain, que interpreta a la Molly del título, la mujer que pasó de ser esquiadora profesional a regentar la timba de póker con apuestas más altas de Estados Unidos, Michael Cera consigue brillar con luz propia en su papel de Jugador X. Y es que, contra lo que nos tiene acostumbrado, su personaje no es positivo ni entrañablemente patoso; por el contrario, se trata de una sibilina y retorcida estrella de Hollywood que manipula a quien sea solo para sentirse superior y saciar su complejo de dios.

El antepenúltimo mohicano

Park City, Utah.

Más en el blog: Actores y actrices que triunfan sin ajustarse a los cánones de belleza de Hollywood

Posts Más Recientes