5 películas donde la cerveza juega un papel especial

El fenómeno de las cervezas artesanas se está extendiendo como la espuma –nunca mejor dicho– a lo largo de nuestro país. ¿Eres un amante de esta bebida? Pues has de saber que cada primer viernes de agosto se le rinde homenaje; y es que se trata del mes más idóneo (caluroso y vacacional) para disfrutar de una cerveza en buena compañía. Desde SundanceTV te dejamos con 5 películas donde esta bebida refrescante, espumosa y con mucho cuerpo cuenta con una importancia capital.

Queremos cerveza, de Edward Sedgwick (1933)

Tercera de las películas protagonizadas por la estrella en decadencia Buster Keaton y el actor en alza Jimmy Durante, trata de dos amigos, Elmer y Jimmy, que, durante la Ley Seca, deciden abrir una fábrica de cerveza para enriquecerse, pero su ineptitud les hará crear una cerveza aguada y sin alcohol. Sin embargo, sus bajos costes de producción llamarán la atención de unos contrabandistas… Rodada con buen pulso por Sedgwick, es un filme simpático y ameno, aunque rubricó definitivamente la caída en desgracia de Keaton.

Extraño brebaje, de Rick Moranis y Dave Thomas (1983)

Rick Moranis y Dave Thomas protagonizan, guionizan y dirigen una película en la que encarnan a los hermanos Bob y Doug McKenzie, que habían creado para la televisión y que gozaron de un notable éxito entre 1980 y 1982, hasta el extremo de convertirse en iconos de la cultura pop y contar con varios especiales y reboots posteriores; de ahí que Extraño brebaje se haya convertido en una comedia de culto. Trabajando en la cervecera Elsinore, los hermanos descubren una conspiración para desposeer a Pam (Lynne Griffin) de la fábrica de su padre, recientemente fallecido, y deciden trazar un plan para ayudarla.

Movida del 76, de Richard Linklater (1993)

El título de la traducción española oculta una de las películas más emblemáticas de su autor, Dazed and confused, en la que, igual que George Lucas en American Graffiti (1973), narra el último día de clase de unos estudiantes de un instituto de Texas en 1976: una fiesta cargada de cervezas, marihuana y novatadas, donde aparecen algunos de los temas recurrentes de Linklater, como la importancia de la educación o el paso del tiempo. Crónica emotiva y nostálgica del fin de la adolescencia y el inicio de la madurez, captura con aparente ligereza la sensación de libertad, pero también de terror, que supone hacerse mayor.

La canción más triste del mundo, de Guy Maddin (2003)

El fascinante, ensoñador e irónico universo del realizador canadiense cuenta aquí con un guionista de lujo, el premio nobel Kazuo Ishiguro, para narrar la historia de un concurso musical que organiza Helen Port-Huntley (Isabella Rossellini), rica heredera de una marca de cervezas, durante la Gran Depresión, con el propósito de encontrar la canción más triste del mundo. Bellísima fábula, a la vez triste y divertida, sobre la codicia, el engaño, la soledad, el poder del amor y el dolor, resultan emblemáticas las piernas de cristal, llenas de cerveza, sobre las que se sostiene Helen.

Colegas de copas, de Joe Swanberg (2013)

Con un tono cotidiano y honesto, se narra la historia de Luke (Jake Johnson) y Kate (Olivia Wilde), dos compañeros de trabajo de una cervecería que, al acabar la jornada laboral, comparten risas, coqueteos y, sobre todo, su afición por beber cerveza. Durante una escapada de fin de semana junto con sus respectivas parejas, se evidenciarán los diferentes rumbos personales de cada uno. Toda una reflexión, cargada de humor, pero también de profundidad, sobre la amistad, el deseo y las responsabilidades de la vida adulta.

El antepenúltimo mohicano

Park City, Utah.

Más en el blog: Disfruta de increíbles regalos gracias al Club SundanceTV

Posts Más Recientes