5 películas sobre el problema del terrorismo

El 02 de mayo se cumplen 8 años de la ejecución de Osama Bin Laden a manos de fuerzas especiales de los Estados Unidos, un largo proceso de búsqueda y captura –en este caso, de search & destroy– que Kathryn Bigelow recoge minuciosamente en su filme La noche más oscura (2012). Sin embargo, no es esta la única película en reflexionar sobre diferentes manifestaciones del fenómeno del terrorismo desde ángulos muy distintos. Os dejamos con 5 películas sobre esta cuestión.

Las hermanas alemanas, de Margarethe von Trotta (1981)

Ambientado en la Alemania Occidental de finales de los 60, este drama familiar es de hecho una reflexión política de su autora, al contraponer dos formas de enfrentarse a las injusticias del sistema capitalista: la de Juliane (Jutta Lampe), que expone y denuncia lo que su sociedad quiere ocultar mediante su trabajo de reportera, y la de su hermana Marianne (Barbara Sukowa), miembro de la Facción del Ejército Rojo, que opta por la acción violenta y que por ello es recluida en prisión.

Agenda oculta, de Ken Loach (1990)

Película que hizo saltar a la fama a su realizador, e inauguró su brillante período creativo de la década de los 90, el envoltorio de thriller sirve para llevar a cabo un lúcido retrato de la situación de Irlanda del Norte, desgarrada entre la represión británica y los atentados del IRA. Denuncia de las políticas conservadoras del gobierno de Thatcher, la fuerza de la obra radica en su potente sobriedad y en su total ausencia de maniqueísmo.

Cuatro días de septiembre, de Bruno Barreto (1997)

Basada en los hechos reales del secuestro, en 1969, del embajador americano en Brasil por parte del grupo terrorista MR-8, la cinta es una minuciosa reconstrucción de los 4 días que duró dicho cautiverio. Con un excelente Alan Arkin al frente del reparto, la visión del bregado diplomático estadounidense contrasta con el descarriado e ingenuo idealismo de los jóvenes revolucionarios que lo secuestran, para finalmente ir acercando posturas, lo que es indicativo de la capacidad del filme para rehuir planteamientos simplistas.

United 93, de Paul Greengrass (2006)

Mediante un exhaustivo trabajo de reconstrucción, a través de los datos recuperados y de los testimonios de los implicados (algunos de los cuales se interpretan a sí mismos en la cinta), el director británico reconstruye con su habitual estilo hiperrealista el destino último del cuarto avión secuestrado en los atentados del 11-S. El resultado de ello es uno de los más grandes filmes de la primera década del siglo XXI, que contra todo pronóstico erige un canto a lo mejor del ser humano.

Los caballos de Dios, de Nabil Ayouch (2012)

Adaptación de la novela homónima del escritor marroquí Mahi Binebine, la película analiza con valentía e inteligencia el porqué del auge del terrorismo yihadista a través de la historia, a lo largo de los años, de un grupo de amigos que viven en un depauperado suburbio de chabolas de Casablanca. Y es que la pobreza, la frustración, la injusticia y el rencor son el caldo de cultivo idóneo para la manipulación ideológica de aquellos que carecen de cualquier expectativa de progreso social o vital. Imprescindible para entender el mundo en el que vivimos.

El antepenúltimo mohicano

Park City, Utah.

Más en el blog: 5 películas sobre la adicción

Posts Más Recientes