50 años del estreno en España de 2001: Una odisea en el espacio

El 17 de octubre se estrenó en España 2001: Una odisea en el espacio (1968), una de las cinco grandes películas de la historia del cine –podríamos incluir (nos mojamos) en esta terna a Vértigo (1958), Centauros del desierto (1956), Ciudadano Kane (1941) y Amanecer (1927). Todo un hito no solo para la ciencia-ficción, sino también para la narrativa contemporánea, que elevó a Stanley Kubrick como El realizador que abrió la puerta a la contemporaneidad cinematográfica. Dicho esto, hablar de esta obra maestra en unas pocas líneas sería injusto, por su complejidad, por su inabarcabilidad. Por ello, nos centramos en trece (de las muchas) curiosidades que rodearon a esta producción y que no son demasiado conocidas.

  1. El primer título que se barajó para el film fue Viaje más allá de las estrellas (Voyage beyond the Stars). Por supuesto, no le gustó nada a Kubrick que fue el que decidió que el título sería el año del comienzo del tercer milenio: 2001.
  2. HAL, el otro pasajero, en un principio iba a ser una voz femenina de nombre Athena.
  3. Fue la última película ambientada en el espacio que se estrenó antes de la llegada de Estados Unidos a la Luna. La excelente recreación que hizo Kubrick del espacio extraterrestre provocaron que surgieran rumores que el exitoso alunizaje de Neil Armstrong y Buzz Aldrin fuera una pantomima dirigida… ¡por el propio Kubrick!
  4. Puede que no se dieran cuenta, pero al comienzo del film no aparecen títulos de crédito, una práctica inusual en la época, que añadía a los responsables y agentes de la producción tras el primer fundido.
  5. Hay 88 minutos libres de diálogo en el largometraje: 25 en el inicio y 23 en su parte final.
  6. Como ocurre con los grandes maestros, el director jamás le dio sentido lógico a la información entregada a los actores. Estos jamás entendieron sus acciones y decisiones; incluso después de la proyección.

  1. Todos los monitores que aparecen en la película son retroproyecciones de piezas de dibujos animados.
  2. La construcción de la recreación del Discovery costó 750.000 de dólares de la época (el presupuesto total fue de 10.500.000). Se encargó de ella el fabricante de aviones Vickers-Armstrong.
  3. El film tiene 205 tomas de efectos especiales.
  4. Kubrick utilizó sin permiso del autor composiciones musicales de György Ligeti. Pese a la devoción del compositor magiar por la película, denunció al director neoyorquino.
  5. El contenido inicial grabado supera 200 veces la duración de la propia película.
  6. En la preproducción, Kubrick pasó cuatro años junto a investigadores de la NASA para adelantarse a las innovaciones tecnológicas-espaciales que habría en el año 2001. Una vocación verniana que, además, lo erigió en referente para las obras de cineastas como Ridley Scott (Blade Runner) o George Lucas (La guerra de las galaxias).
  7. El prólogo, El amanecer del hombre, en su planteamiento inicial estaba protagonizado por variantes del homo-sapiens desnudos. Algo que no pasó la censura de la Metro, lo que provocó que Kubrick se decidiera por simios para representar una de las escenas icónicas del séptimo arte.

El antepenúltimo mohicano.

Park City.

Más en el blog: Lo mejor de Sundance ’90 – En la sopa vs. Slam

Posts Más Recientes