Ad Vitam: 5 razones para analizar las consecuencias de la inmortalidad

La gestión de la inmortalidad en una sociedad del futuro es la base de la distopia francesa ‘Ad Vitam’ el nuevo estreno europeo de SundanceTV que llegará a nuestras pantallas el próximo 16 de Mayo a las 22:15.

Ese logro se ha alcanzado mediante unos avances científicos que han permitido obtener un proceso de regeneración de las células humanas reproduciendo los mecanismos obtenidos a partir de la experimentación con una especie de medusas que rehacen sus células envejecidas.

La celebración del 169 cumpleaños de la decana de la tierra, una japonesa que sigue manteniendo el mismo aspecto que tenía con 23 años, es el punto de partida de ‘Ad Vitam’ que analiza dentro de una trama conspiranoica, las consecuencias sociológicas y psicológicas de esa paralización del envejecimiento que provoca toda una serie de problemas que os vamos a presentar a continuación para plantearos las preguntas que ‘Ad Vitam’ desarrolla en sus seis episodios

  1. La gestión de la superpoblación

La primera y más obvia consecuencia del planteamiento que propone ‘Ad Vitam’ (Inmortal, en latín) es la superpoblación mundial que crece de forma brutal y exponencial al disminuirse las muertes en un altísimo porcentaje convirtiendo a las ciudades en verdaderos lugares de hacinamiento, repletas de rascacielos y edificios elevados para dar cabida a toda esa población que solo hace que aumentar sin cesar.

Las autoridades se ven obligadas a elaborar una serie de leyes de lo más estricto para controlar temas como la natalidad o el acceso a los procesos de regeneración celular que detienen ese envejecimiento. Eso incluye medidas como retrasar la mayoría de edad hasta los treinta años con la perdida de todos los derechos como ciudadanos, con el consiguiente desencanto entre la población juvenil.

‘Ad Vitam’ nos presenta esos problemas a partir de personas normales sin entrar en los lugares donde se toman las decisiones políticas, por lo que conocemos las consecuencias en lugar de centrarnos en las causas que empiezan a generar un enorme malestar a nivel social

  1. El taponamiento generacional

La generación que ha sido pionera en los procesos de regeneración celular ha podido seguir manteniendo sus lugares de trabajo y estatus social durante décadas taponando a las nuevas generaciones el acceso a los puestos importantes de la sociedad, bloqueados por sus ocupantes casi a perpetuidad.

Es el caso del protagonista de ‘Ad Vitam’, el detective de policía David Asram que, con 119 años, lleva décadas investigando todo tipo de crímenes violentos, mientras sigue  casado con su mujer que se encuentra a punto de llegar a ser centenaria. El problema es que tras la excitación inicial de poder convertirse en inmortal, empieza a tener dudas sobre su objetivo en la vida, completamente estancado en una existencia rutinaria en la que el único momento de excitación es cuando le toca su terapia de regeneración celular.

  1. Los suicidios colectivos juveniles como forma de protesta

La conjunción de los dos elementos anteriores genera un enorme descontento entre la población juvenil abandonada a su suerte sin posibilidades de promoción ni progresión hasta que alcanzan la edad de treinta años, a partir de la cual pueden comenzar el proceso de regeneración celular.

Esas tensiones desembocan en un movimiento revolucionario que tiene como punta de lanza los suicidios juveniles en masa como forma de protesta frente a esa sociedad que los aparta y menosprecia. La aparición de siete jóvenes suicidados ritualmente en la playa, provoca un gran desasosiego en las autoridades que encargan al detective Asram investigar a los instigadores y jefes de ese movimiento que amenaza con socavar la paz social.

Asram localiza a Christa la única superviviente de un suicidio ritual similar de 23 personas que sucedió hace años en el centro de un estadio y que ha sido internada en un centro de salud mental. Consigue su colaboración, con la promesa de sacarla del centro si le ayuda a localizar a los cabecillas del movimiento para intentar desarticularlo.

Las investigaciones de este dúo tan atípico son el hilo conductor de una trama que nos desnuda esa sociedad distópica con todos sus defectos y virtudes.

  1. La resistencia clandestina y organizada

A través de los contactos de la joven Christa con los antiguos miembros de su célula de resistencia juvenil, empieza a introducirse en los círculos de poder descubriendo una conspiración de altos vuelos que intenta destruir por todos los medios, especialmente violentos, el estatus quo actual.

Su objetivo final es conseguir devolver la esperanza a generaciones de jóvenes desencantados que deambulan por la vida, captándolos para formar parte de esa resistencia activa y violenta que atenta y protesta contra todo lo que supone la superpoblación, incluyendo la negativa a seguir el tratamiento de inmortalidad, para tener una vida lo más natural posible.

En este apartado, vamos a reconocer como una de los gurús del movimiento a una anciana Hanna Schygulla, la septuagenaria actriz alemana que fue la gran musa de  grandes directores alemanes como  Rainer Werner Fassbinder o Wim Wenders, como la voz de la conciencia del envejecimiento

  1. Benidorm como símbolo de la superpoblaciónN

El aspecto más curioso de ‘Ad Vitam’ es su rodaje en exteriores en la ciudad alicantina de Benidorm, como símbolo ideal de la superpoblación y el hacinamiento de muchas personas en un espacio reducido, con todos esos hoteles y apartamentos de gran altura que conforman el ‘SkyLine’ de Benidorm al borde del mar.

Aunque aparece completamente desnaturalizada, no os va a ser difícil reconocer muchos paisajes y lugares de la ciudad española de vacaciones por excelencia, con ese sol reluciente y sus grandes playas que forman un gran contraste con la oscuridad predominante en todas las escenas de interiores en espacios tétricos y bastante lúgubres.

Ese rodaje no se ha traducido en la presencia de actores españoles en el reparto, más allá de los extras sin frase que redondean las escenas, pero ha servido para dar trabajo a un buen número de técnicos locales en el rodaje de los seis episodios de la serie con una historia cerrada al final de su 1T.

Epílogo

‘Ad Vitam’ es una distopia futurista que plantea de una manera bastante realista y sin entrar en el terreno de los efectos especiales esa hipótesis de una casi inmortalidad como fuente de conflictos sociales debido a la superpoblación generada por ese hecho.

Si os interesa el tema, tenéis una cita el próximo jueves 16 de mayo a las 22:15 en SundanceTV, la cadena que os trae, además del mejor cine independiente, estrenos europeos alejados de los circuitos habituales y con temáticas diferentes como el caso de ‘Ad Vitam’.

Lorenzo Mejino

Más en el blog: Claves del cine de Olivier Assayas mediante una selección de sus películas

Posts Más Recientes