Celebramos el aniversario de Adam Driver con una selección de 5 de sus papeles

El 19 de noviembre es el aniversario de uno de los actores de mayor proyección actual, que ha logrado hacerse sitio en el competitivo mundo de la interpretación estadounidense a base de un trabajo constante y profesional, sin hacerle ascos a las grandes producciones de Hollywood –como lo prueba su popular Kylo Ren en la nueva trilogía de Star Wars– pero apostando, sobre todo, por el cine indie, donde se ha abierto camino interpretando con convicción y sutileza tanto papeles secundarios como protagonistas. Celebramos su cumpleaños con 5 de sus mejores actuaciones.

Ahí os quedáis, de Shawn Levy (2014)

A la muerte del patriarca de los Altman, y siguiendo con la tradición del velatorio judío, todo el clan se ve obligado a vivir bajo el mismo techo durante siete días. Ello supondrá el reencuentro entre los cuatro hijos y su madre, distanciados desde hace tiempo, lo que hará aflorar las tensiones latentes entre ellos en un tono de negro humorismo que evidencia la disfuncionalidad del vínculo familiar. Pese a contar con un reparto impresionante (Jason Bateman, Tina Fey, Jane Fonda, Rose Byrne…), Driver brilla con luz propia dando rienda suelta a su vis cómica en su papel del inmaduro y seductor hijo menor.

Paterson, de Jim Jarmusch (2016)

Magistral traslación del poemario homónimo de William Carlos Williams al universo de Jarmusch, con el que comparte ese gusto por la belleza surgida de lo cotidiano, narra, en la localidad de Paterson, una semana de la vida de su sereno y encantador protagonista, el conductor de autobuses asimismo llamado Paterson (Adam Driver), que dedica sus ratos libres a escribir poemas y a hacer feliz a su amada Laura (Golshifteh Farahani). Oda entrañable, cómica y honesta al amor y a la poesía que subyace en los pequeños detalles del día a día.

La suerte de los Logan, de Steven Soderbergh (2017)

Mezclando la comedia negra y las heist movies, Soderbergh nos ofrece una entretenidísima película centrada en tres hermanos de extracción humilde y pocas luces, que, convencidos de ser víctimas de una maldición familiar, deciden poner punto final a su mala suerte robando la caja de la carrera Nascar. Driver interpreta a Clyde, con un brazo protésico desde que combatió en Irak; y es justamente ese calado de amargura lo que le da a su personaje un lado oscuro en verdad hilarante al combinarlo con su hermano Jimmy, interpretado por Channing Tatum.

El hombre que mató a don Quijote, de Terry Gilliam (2018)

Aunque los años de espera para que Gilliam pudiera, por fin, llevar a la práctica su acariciada adaptación (libre) de Don Quijote hicieran augurar algo con más sustancia y menos tópicos, al menos sus dos principales protagonistas están espléndidos: Pryce, como un humilde zapatero manchego que se cree Don Quijote, y Driver como un cínico y desilusionado director de cine que, cual un nuevo Sancho Panza, se deja atrapar por las fantasías del zapatero y, con ello, inicia un camino de autodescubrimiento y redención.

Infiltrado en el KKKlan, de Spike Lee (2018)

Demostrando que, para resultar gracioso, a veces la mejor herramienta no son las payasadas sino la solemnidad, en esta historia real que parece un disparatado guion cómico –Ron (John David Washington), un agente de policía afroamericano, logra infiltrarse vía telefónica en la sede local del Ku Klux Klan–, Driver borda su papel del compañero judío de Ron, que le prestará su físico para las operaciones encubiertas dentro del clan, arriesgando su vida entre personas que también son antisemitas. E igual que la propia película, el actor alterna lo cómico con lo sesudo de forma natural.

El antepenúltimo mohicano

Park City, Utah.

Más en el blog: Celebrando el cumpleaños de la gran Tilda Swinton con algunos de sus mejores papeles

Posts Más Recientes