Celebramos el aniversario de Jake Gyllenhaal con su filmografía selecta

Con un padre director de cine, una madre guionista y una hermana mayor actriz, Jake Gyllenhaal tenía todos los números para acabar dedicándose a algún oficio relacionado con el mundo del cine. Y si bien se inició, como su hermana Maggie, en el ámbito indie, actualmente compagina sus trabajos para grandes productoras con apariciones, a menudo como secundario, en obras de menor presupuesto, en videoclips, en proyectos independientes o en cintas de cine de autor. Repasamos su trayectoria con motivo de su 39 cumpleaños.

Donnie Darko, de Richard Kelly (2001)

El protagonismo en esta imprescindible película de culto –que mezcla brillantemente la ciencia ficción con el terror– puso el nombre del actor en el punto de mira de los cinéfilos. Y el hecho de que su hermana Maggie (un rostro bastante habitual en el cine indie del momento) interpretara asimismo a la hermana de Donnie todavía causó más interés por ese adolescente de ojos azules pero mirada turbia, que tan bien transmitió el desequilibrio interior del atormentado antihéroe del filme.

Brokeback Mountain, de Ang Lee (2005)

Aunque Jake siguió participando en producciones indies en las que su talento no dejó de destacar, no fue hasta su papel en esta maravilla de Lee cuando le llegaría la merecida fama entre el público mayoritario. Una de las mejores historias de amor nunca rodadas, Brokeback Mountain no solo normalizó dentro del cine mainstream las relaciones homosexuales, sino que creó una de las parejas románticas más trágicas e inolvidables de la gran pantalla: la integrada por el introvertido Ennis Del Mar (Heath Ledger) y el cariñoso Jack Twist (Jake Gyllenhaal).

Enemy, de Denis Villeneuve (2013)

Tras su afable protagonista en la brillante Zodiac (2007) de David Fincher, el encuentro con el realizador canadiense fue decisivo para que Gyllenhaal nos ofreciera dos de sus mejores interpretaciones: el oscuro policía de Prisioneros (2013) y, sobre todo, el personaje literalmente desdoblado en dos que encarna por partida doble en esta inmersión hipnótica y enigmática en el tema del doppelgänger que es Enemy, adaptación libre de El hombre duplicado (1998) de Jose Saramago.

Nightcrawler, de Dan Gilroy (2014)

En cualquier caso, si tuviéramos que quedarnos con una sola de sus interpretaciones, posiblemente sería esta nuestra principal candidata. Interpretando a Louis Bloom, un hombre cuyos problemas mentales, si viviéramos en una sociedad sana, lo habrían llevado a recibir un tratamiento adecuado, su desesperación por obtener un trabajo lo introducirá en el mundo de los reporteros de crímenes en Los Ángeles, lo que pronto hará aflorar su peor rostro. Thriller estremecedor y crítico, el actor volvió a colaborar con este autor en Velvet Buzzsaw (2019).

Demolición, de Jean-Marc Vallée (2015)

El director de C.R.A.Z.Y. (2005) y Dallas Buyers Club (2013) siguió demostrando su inventiva visual y narrativa en este filme complejo y laberíntico en torno a la apatía patológica de un exitoso ejecutivo, provocada por la repentina muerte de su esposa en un accidente de coche. Gyllenhaal ofrece un verdadero recital interpretativo en su personificación de un hombre medio robótico, quien, aunque haya perdido la capacidad de sentir, sigue siendo un ser humano.

Okja, de Bong Joon-ho (2017)

Demostrando una vez más que para este actor es más importante lograr un buen papel o participar en películas dirigidas por grandes directores, Gyllenhaal aceptó interpretar el muy secundario rol del patético veterinario/showman televisivo que ha vendido el alma al diablo, la corporación Mirando. Y pese a su escasa cuota en pantalla, la perfecta naturalidad con la que mezcla el histrionismo y la culpabilidad del personaje descubren una vis cómica del intérprete muy poco explotada.

El antepenúltimo mohicano

Park City, Utah.

Más en el blog: Filmografía destacada de Jennifer Connelly por su cumpleaños

Posts Más Recientes