Celebramos el Día Mundial del Medioambiente con 5 películas ecologistas

El 05 de junio se celebra el Día Mundial del Medioambiente. Aunque cada vez es mayor la concienciación del ciudadano medio al respecto, las políticas internacionales no van de acuerdo con las necesidades de nuestro ecosistema, que se rigen por la estúpida inmediatez del “pan para hoy, y hambre para mañana”. Por eso, desde SundanceTV no podemos sino sumarnos a esta jornada, tan ligada al activismo de nuestro fundador, Robert Redford, con una selección de 5 películas con un mensaje ecologista.

Naves misteriosas, de Douglas Trumbull (1972)

La ciencia ficción distópica es un terreno abonado para mostrar los peligros a los que llevan las armas de destrucción masiva o el saqueo de los recursos de nuestro planeta. Y si lo habitual son retratos colectivos de aliento catastrofista, la originalidad de Naves misteriosas radica en su tono intimista, pues incide en las consecuencias personales que para la reducida tripulación de una nave espacial tiene el implementar una orden tan terrible como destruir un invernadero que contiene la última flora de la Tierra. Un triste recordatorio de que el mal, a veces, aboca inevitablemente al mal.

Dersu Uzala – El cazador, de Akira Kurosawa (1975)

Como sucede con cualquier obra magna de la historia, esta emotiva y lírica película tiene muchas capas temáticas, que van desde su canto a la amistad sincera, capaz de superar barreras culturales y generacionales, hasta su melancólica reflexión sobre la vejez. Pero el filme también atesora, a través de la sencilla filosofía de Dersu (Maksim Munzuk), un cazador nanái –minoría asiática de Siberia–, una visión animista del paisaje, que aboga por un modo de vida vinculado, y respetuoso, con la naturaleza.

La selva esmeralda, de John Boorman (1985)

Bajo un envoltorio de película de aventuras basada en hechos reales, la historia de un padre desesperado por recuperar a su hijo, secuestrado diez años atrás por una tribu indígena de Brasil, sirve al realizador inglés para contraponer una forma de vida integrada en la naturaleza, la de los supuestos “salvajes”, con el frenético y desquiciado ritmo existencial de la civilización de Occidente. El resultado es una advertencia contra la deforestación de la selva amazónica, conocida como el “pulmón del mundo”.

La princesa Mononoke, de Hayao Miyazaki (1997)

El mensaje ecologista es una constante en la obra del realizador japonés, pero quizá nunca como aquí transmite de un modo tan efectivo y adulto su oposición a la destrucción de los recursos naturales, causada, para colmo de males, por la codicia de unos pocos. La heroína, San, criada por la diosa loba Moro, y por ello miembro del mundo de las criaturas de la naturaleza, lucha para frenar el avance por el bosque de Eboshi, líder de la Ciudad del Hierro, que únicamente piensa en los beneficios que para su comunidad tiene la tala indiscriminada de árboles.

Mañana, de Cyril Dion y Mélanie Laurent (2015)

Muchos y muy variados son los documentales que se han hecho en las últimas décadas para concienciar del cambio climático, la mayoría con una visión crítica y alarmista de la situación. La cinta de Dion y Laurent, en cambio, no se centra en las fatales consecuencias del mismo, sino en la acción directa que muchas personas, a lo largo y ancho del planeta, están llevando a cabo para crear un sistema productivo y económico sostenible, es decir, que no se base en el sistemático expolio de los recursos naturales y, aun así, sigua siendo fuente de progreso y bienestar. Imprescindible para no dejarse llevar por la desesperanza.

El antepenúltimo mohicano

Park City, Utah.

Más en el blog: Grandes actores secundarios actuales en conmemoración de Anthony Quinn

 

Posts Más Recientes