Celebrando el aniversario del estreno de The Rocky Horror Picture Show

Un 14 de agosto de 1975 se estrenaba en Londres The Rocky Horror Picture Show de Jim Sharman, basada en el musical teatral homónimo creado por Richard O’Brien. Aunque tuvo escasa taquilla y la crítica la vapuleó, su reestreno en los pases nocturnos la fue convirtiendo poco a poco en un fenómeno de culto, hasta el extremo de ser la película que más años se ha mantenido en cartel de forma intermitente. En sus pases suelen haber actores aficionados que recrean, caracterizados para la ocasión, las interpretaciones del elenco, mientras el público participa cantando, haciendo juegos de palabras con las frases del guion, lanzando agua o confeti, etc. De ahí que esta cinta sea uno de los iconos pop del siglo XX, y como tal la ha reconocido la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos, al seleccionarla para su preservación en el National Film Registry. Desde SundanceTV la homenajeamos con un compendio de películas que se mueven en un universo similar.

El fantasma del Paraíso, de Brian de Palma (1974)

Esta sátira sobre el mundo de las discográficas, inspirada en El fantasma de la ópera de Gastón Leroux, un año antes que The Rocky Horror Picture Show ya mezcló el musical y el terror, empleando una estética kitsch y glam y revistiendo toda la obra de un negro humorismo. Eso sí, De Palma trascendió el mero divertimento gracias a su intensa y efectiva realización.

Calles de fuego, de Walter Hill (1984)

Distopia a ritmo de rock, con estética de videoclip y una línea argumental propia del wéstern clásico, se inspira, como The Rocky Horror Picture Show, en las cintas de ciencia ficción de serie B, y cuenta con memorables interpretaciones secundarias de Willem Dafoe y Amy Madigan. No es de extrañar que se haya convertido en otra película de culto.

La tienda de los horrores, de Frank Oz (1986)

Musical basado en el clásico de la serie B La pequeña tienda de los horrores (1960) de Roger Corman, Oz lo adaptó a la gran pantalla con la flor y nata de la comedia de la época (Rick Moranis, John Candy, Steve Martin, Bill Murray…) en los roles principales. Mezcla humor negro y terror, y se mofa de la pacatería burguesa igual que The Rocky Horror Picture Show.

Hedwig & The Angry Inch, de John Cameron Mitchell (2001)

Aunque también cuenta con mucho humor negro, esta adaptación del musical de teatro creado por el propio realizador y Stephen Trask tiene un poso amargo, pues cuenta la historia de Hedwig (Cameron Mitchell), una cantante transgénero en busca de un examante que se ha convertido en una estrella del rock tras robarle sus canciones. Ataca la moral judeocristiana y defiende la libertad sexual como asimismo hace The Rocky Horror Picture Show.

Sweeney Todd: El barbero diabólico de la calle Fleet, de Tim Burton (2007)

El realizador californiano llevó al cine un clásico del musical terrorífico, inspirado en un personaje de la mitología urbana del Londres victoriano. El goticismo de la estética burtoniana, sumado al gusto por lo excesivo y al humor macabro de las letras de Stephen Sondheim hacen que este filme se mueva en un universo similar al The Rocky Horror Picture Show.

Repo! The Genetic Opera, de Darren Lynn Bousman (2008)

Cierra la lista esta barroca y original amalgama de ópera rock y ciencia ficción distópica, que contiene una sátira alucinada sobre el futuro de nuestra sociedad. Como The Rocky Horror Picture Show, goza de un absoluto desparpajo a la hora de fundir gore, melodrama romántico, crítica social y comedia absurda.

El antepenúltimo mohicano

Park City, Utah.

Más en el blog: Películas sobre la rebeldía juvenil

Posts Más Recientes