Curiosidades sobre Jeff Bridges por su aniversario

El 4 de diciembre cumple 70 años un verdadero icono del cine independiente, no tanto porque su carrera se haya adscrito en exclusiva a producciones al margen de Hollywood, sino porque, como él mismo comentó con ironía en su discurso de aceptación del Oscar al Mejor Actor, siempre ha sido un intérprete infravalorado; y es que lo irregular de su carrera y la falta de popularidad entre el público mayoritario no hicieron justicia durante muchos años a su talento, su físico y su carisma. Afortunadamente, eso es cosa del pasado: por eso aprovechamos la ocasión para contarte algunas curiosidades sobre él.

De casta le viene al galgo

Es posible que Jeff tuviera pocas posibilidades de dedicarse a otra cosa que no fuera actuar, con un hermano mayor, Beau, también actor; una madre, Dorothy, escritora y actriz, y, sobre todo, por ser hijo del polifacético actor Lloyd Bridges, quien hizo gala de su talento en el teatro, en el cine y en la TV y participó en más de 150 películas.

Inicios como actor infantil

Su primer papel lo encarnó con tan solo dos años, en el filme Libertad bajo palabra (1951) de John Cromwell: más precoz, imposible. Ya más mayorcito haría varias apariciones en la televisión, siempre de la mano de series en las que su padre era el protagonista: Investigador submarino (1958-1961), The Lloyd Bridges Show (1962-1963) y The Loner (1965-1966).

De los guardacostas al estudio de interpretación de Herbert Berghof

Acabado el instituto, se enroló en los guardacostas, con lo que su carrera interpretativa haría un alto de varios años. Luego, animado por su padre, se trasladó a Nueva York para asistir a clases de interpretación en el HB Studio.

Estable vida sentimental

A diferencia de lo que suele ser habitual en Hollywood, Jeff lleva una muy estable vida sentimental con la también actriz Susan Bridges (de soltera, Susan Geston), con quien contrajo matrimonio en 1977 y con quien tiene tres hijas: Isabelle, Jessie y Haley.

Músico y fotógrafo

Animado por su madre, Jeff estudió piano de pequeño, y la música pronto se convirtió en una de sus pasiones. Aunque optó por su carrera como actor, ha cantado y tocado la guitarra en muchos de sus papeles, hasta que, en el año 2000, editó su álbum de debut, Be Here Soon. Hoy cuenta con dos más: Jeff Bridges (2011) y Sleeping Tapes (2015). Asimismo, es fotógrafo aficionado desde el instituto, lo que explica que, a partir de Starman (1984), tome fotografías de los rodajes, algunas de las cuales ha publicado en el libro Pictures: Photographs by Jeff Bridges (2003).

Budismo, ecologismo, activismo

Aunque no se declara explícitamente budista, le interesa muchísimo esta filosofía, especialmente la Meditación Transcendental, que practica siempre durante media hora antes de empezar la jornada laboral. Por otro lado, en la estela de su padre, es un defensor de las causas medioambientales, además de uno de los fundadores de End Hunger Network, entidad creada por personas de la industria del entretenimiento para acabar con el hambre infantil.

Papeles inolvidables

La versatilidad de este actor le ha valido innumerables elogios y premios, entre ellos un Premio Donostia, un Oscar y un Cecile B. DeMille, aparte de permitirle encarnar roles inolvidables en todos los géneros: desde el drama –La última película (1971) o Corazón roto (1992)– hasta la ciencia ficción y la fantasía –Tron (1982) o El rey pescador (1991)–, pasando por el género romántico –Los fabulosos Baker Boys (1989) o El amor tiene dos caras (1996)– y llegando hasta la comedia, donde, sí, nos quedamos con ese papel que todos llevamos en nuestro corazón: el del entrañable y heroico fumeta “El Nota” de El gran Lebowski (1998).

El antepenúltimo mohicano

Park City, Utah.

Más en el blog: Celebramos el aniversario de Adam Driver con una selección de 5 de sus papeles

 

Posts Más Recientes