Filmografía destacada de Isabel Coixet

El 4 de noviembre, en el Museo Guggenheim de Bilbao, SundanceTV presenta la masterclass de Isabel Coixet, una de las directoras españolas de mayor proyección internacional. El evento, centrado en el proceso de creación de historias de la autora, cuenta con la presencia, en calidad de moderadora, de la realizadora Cristina Andreu, presidenta de la Asociación de Mujeres Cineastas, y forma parte de nuestro ciclo “Ellas son cine”, dedicado, todos los lunes de noviembre a partir de las 22:30, a películas escritas y dirigidas por mujeres. Desde nuestro blog nos hacemos eco de ello recopilando la filmografía destacada de la realizadora catalana.

Cosas que nunca te dije (1996)

Tras la interesantísima Demasiado viejo para morir joven (1989), Coixet cruzó el charco para rodar una honesta y bella historia de amor y desamor, que cuenta con todas las claves del cine indie más exquisito. Ambientada en un rincón de Oregón, la cinta gira en torno a dos perdedores, Ann (Lili Taylor), quien, conmocionada por la súbita –y desagradable– ruptura con su novio, ha intentado suicidarse, y Don (Andrew McCarthy), un solitario y tímido vendedor de pisos que trabaja en el teléfono de la esperanza para poder ayudar a personas tan tristes y aisladas como él. Un clásico imprescindible del cine español de los 90.

Mi vida sin mí (2003)

La que sigue siendo la mejor obra de su autora, hasta el punto de contar ya con tibias imitaciones como Y nadie más que tú (2018) de Stephanie Laing, Mi vida sin mí se erige en un sutil y conmovedor canto a la vida y al amor –en su sentido más amplio– a través de la historia de una joven con una existencia agobiante y mediocre que, al ser diagnosticada de cáncer terminal, decide hacer una lista de todos aquellos asuntos pendientes que debe resolver antes de partir. Una realización cargada de lirismo y sensibilidad, y un reparto en estado de gracia, con nombres del calibre de Sarah Polley, Mark Ruffalo, Debbie Harry o Alfred Molina, hacen de este filme una experiencia inolvidable.

La vida secreta de las palabras (2005)

Con Sarah Polley repitiendo protagonismo, estamos ante una cinta que atesora dos historias en una; o mejor dicho, que demuestra que lo privado y personal no es ajeno a lo público y político. Así, el amor que, contra todo pronóstico, surgirá entre el dicharachero Josef (Tim Robbins), un empleado de una plataforma petrolífera que ha sufrido un accidente y está temporalmente ciego, y Hanna, la silenciosa mujer encargada de cuidarlo, se convierte en metáfora de las secretas heridas que hay en nuestra alma y del poder de la compasión para cicatrizarlas.

Nadie quiere la noche (2015)

Basada en la figura real de Josephine Peary (Juliette Binoche), narra su viaje al Polo Norte en busca de su esposo, el explorador Robert Peary. Cuando arrecia el invierno y las cosas se complican, solamente hallará apoyo en la esquimal Allaka (Rinko Kikuchi), con quien pronto se evidenciará que tienen algo en común. Por la belleza monocroma del paisaje polar, la impecable puesta en escena y la elegancia y contención del discurso, el filme es un ejercicio, casi abstracto, de reivindicación feminista, de forma que la relación que se establece entre sus dos protagonistas termina por ser el elemento clave de la obra.

La librería (2017)

Adaptación de la novela homónima de Penelope Fitzgerald, estamos ante un filme a la vez entrañable y crítico, que combina con naturalidad y delicadeza la reivindicación feminista y la defensa de las convicciones individuales con una oda cargada de amor y lirismo hacia la literatura. En 1959, en un pequeño pueblo de Inglaterra, Florence (Emily Mortimer), una joven viuda, decide, en contra de la educadísima pero implacable oposición de sus vecinos, abrir la primera librería que nunca haya habido en esa localidad.

El antepenúltimo mohicano
Park City, Utah.

Más en el blog: Las creadoras aterrizan en SundanceTV para el ciclo ‘Ellas son cine’

Posts Más Recientes