La moda en el cine: Las mejores diseñadoras de vestuario

El jueves 4 de junio se estrena en SundanceTV España la serie Made in Italy, una de las grandes revelaciones de la ficción televisiva italiana del último año. Un serial que nos sitúa en el país transalpino en los años 70, en pleno cambio social e ideológico, en el que un nuevo modisto llamado Giorgio Armani está revolucionando el sector. Un contexto que recogerá una joven periodista que trabaja en una revista de tendencias que sube como la espuma: Appeal.

La llegada de Made in Italy a la pequeña pantalla redescubre la importancia que han adquirido en los últimos treinta años los modistos y las casas de alta costura en el imaginario social y cultural. Básicamente un género desde el que se puede abordar la historia más reciente del mundo occidental. Dentro de la industria cinematográfica, el papel del vestuario ha adquirido una influencia capital, tanto desde dentro de lo fílmico, como fuera –solo hay que ver la relevancia que adquieren las alfombras rojas en los principales eventos.

De hecho, una de las categorías más atractivas de los Oscar es la concerniente al diseño de vestuario, cuyos ganadores suelen subrayar en el proscenio la capacidad que tiene el vestuario de complementar a las narrativas. A continuación, seleccionamos a las cinco diseñadoras de vestuario fundamentales del siglo XXI.

Colleen Atwood

Doce nominaciones y cuatro Oscars encabezan el currículum de esta DV nacida en Yakima, Washington en 1948. Sus creaciones para Chicago (2002), Memorias de una geisha (2005), Alicia en el País de las Maravillas (2010) y Animales fantásticos y dónde encontrarlos (2016) son los más importantes de su carrera. Actualmente se encuentra trabajando en el diseño de las ropas para el live-action de La Sirenita que dirigirá Rob Marshall.

Eiko Ishioka

Fallecida en 2012, esta diseñadora tokiota, pese a una filmografía relativamente corta, se hizo un hueco en el panorama cinematográfico gracias a su visión llena de riesgo y colores y formas imposibles. Fue nominada al Óscar por su último filme, Mirror, Mirror (2012), y lo ganó por su excepcional labor en Drácula (1992) de Francis Ford Coppola, probablemente uno de los mejores diseños de vestuario del cine reciente. Además, su concepción de este arte traspasó la pantalla, devenida referente a varios niveles.

Mary Zophres

Emulando a Roger Deakins, habitual perdedora en la gala de los Oscar. Ha competido por la estatuilla hasta en tres ocasiones: Valor de ley (2010), La La Land (2017) y La balada de Buster Scruggs (2018), sin suerte en ninguna de ellas al igual que en los BAFTA –con cuatro. Su próximo proyecto es vestir a la película de terror Antebellum, dirigida por Gerard Bush y Christopher Renz, y protagonizada por Janelle Monáe y Jena Malone.

Jacqueline Durran

Seis candidaturas al Oscar de los que ha obtenido dos: Anna Karenina (2013) y, en la última edición, por su maravilloso trabajo en la injustamente ignorada versión de Mujercitas de Greta Gerwig. Desde 2006, Durran se ha convertido en un referente dentro del cine de época. Su próximo largometraje, sin embargo, rompe esa sentencia. Se encargará de la ropa del reboot de Batman, dirigido por Matt Reeves y protagonizado por Robert Pattinson.

Sandy Powell

Trece nominaciones a los premios de la Academia. Ha alcanzado tres: Shakespeare in love (1999), El aviador (2005) y La joven victoria (2010). Todos retratos de época, como el resto de su filmografía. Pese a que no ganó la estatuilla por ellos hay que destacar dos filmes en su carrera: Carol (2016) y La favorita (2018), ambos de estética primorosa. Su próximo proyecto es The Glorias, firmada por Julie Taymor. Una obra aparente menor en una filmografía llena de grandes títulos.

El antepenúltimo mohicano

Park City, Utah.

Más en el blog: Vuelven los 70 con el estreno de Made in Italy en SundanceTV

Posts Más Recientes