Las mejores películas de Bruce Willis

Hablando de Bruce Willis, somos como Jake Peralta (Brooklyn-Nine-Nine) y no hacemos prisioneros: es el gran héroe del cine de acción de los últimos treinta años. Un icono gestado a base de metralla, cristales rotos y resaca. Su papel protagonista en Jungla de cristal (1988) lo elevó a la categoría de mito. Algo que refrendaron las dos secuelas inmediatas a esta.

Los 90 fueron suyos. El nuevo milenio, sin embargo, no ha sido tan benigno, pero su carisma permanece intacto –eso sí, rozando la serie B con cada vez más frecuencia. Aprovechando el aniversario de su nacimiento, elegimos sus cinco mejores películas. Mucho nos tememos que será una selección inalterable, aunque, por supuesto, siempre merecerá la pena tenerla en pantalla.

La jungla de cristal (1988)

Aunque su excelente química con Cybill Shepherd en la serie Luz de luna (1985-1989) le granjeó la fama ante el gran público, fue esta frenética cinta acción que se desarrolla en el Nakatomi Plaza, un edificio ficticio de Nueva York secuestrado por un grupo de terroristas internacionales –oh, Hans Gruber—, la que le otorgó el estatus de superestrella. Sus secuelas también fueron un éxito. Una trilogía que sigue vigente dentro del género en la actualidad. No podemos decir lo mismo de sus actualizaciones. La jungla de cristal es cine esclavo de su tiempo. La «contemporaneización» de sus códigos es inviable.

El último boy scout (1991)

Clásico de culto que se impuso a detractores con la misma facilidad que el público acudió a las salas. Un thriller policial que trasciende las normas habituales de la buddy movie y que une a un detective privado en horas bajas con una otrora estrella de fútbol americano para resolver un caso que les involucra. La combinación de Willis con Damon Wayans es perfecta.

Pulp Fiction (1994)

¿Y qué podemos decir de esta maravilla? Willis interpreta a Butch Coolidge, un pobre desgraciado metido en una vorágine impensable que Tarantino captura de manera magistral. El personaje de Willis es el hilo conductor de una narrativa llena de recovecos y atractivos que ya es historia del cine. Si bien es cierto que dentro de la iconografía del filme su rol ocupa un lugar secundario, su interpretación es una de las mejores de su carrera, como atestiguó la crítica en su fecha de estreno.

Doce monos (1995)

McTiernan, Tarantino y Terry Gilliam. Al igual que era reclamo de un gran número de productos o subproductos de acción, Willis en los 90 fue cimentando una carrera sólida, que le hizo trabajar con algunos de las cineastas más importantes del período. Es el caso de Doce monos, una cinta de ciencia-ficción postapocalíptica que supuso la cumbre en la filmografía de su cineasta. Lo mismo ocurrió con el partener de reparto de Willis en el filme: Brad Pitt, que amasó un buen número de premio y nominaciones. Pese a ello, Willis pocas veces ha estado mejor.

El protegido (2000)

Aunque la primera colaboración de Willis con M. Night Shyamalan supuso un reinicio en la carrera del actor –para muchos mereció una nominación al Oscar por su interpretación en El sexto sentido—, elegimos quizá la más representativa de este tándem. Probablemente, la mejor película de superhéroes de la historia. Willis da vida a David Dunn, único superviviente en un accidente ferroviario tras el que emergerán cuestiones sobre su verdadera identidad. Un filme majestuoso convertido, dos décadas después, en primer segmento de una trilogía más que meritoria.

El antepenúltimo mohicano

Park City, Utah.

Más en el blog: Max von Sydow: sus mejores películas

Posts Más Recientes