Las mejores películas de Carol Reed

Pese a la irregularidad del último tramo de su carrera, Carol Reed es considerado como uno de los grandes directores británicos de todos los tiempos. Su obra, aparte de ser un rotundo éxito en su país natal, tuvo una especial relevancia en Estados Unidos. Fue nominado al Oscar a mejor director en tres ocasiones –El ídolo caído (1948), El tercer hombre (1949) y Oliver (1968)—, y consiguió una estatuilla –con la adaptación musical del clásico de Charles Dickens. También obtuvo el máximo galardón del Festival de Cannes, por entonces denominado Gran Premio del Jurado. Con su muerte el 25 de abril de 1976 se perdía a un cineasta que se movía como pocos entre géneros, y que supo retratar como nadie el convulso período de posguerra. Para el recuerdo, entre un sinfín de grandes títulos, queda la que es probablemente una de las diez mejores películas de la historia: El tercer hombre. Un prodigo técnico que solo pudo gestar un genio.

A continuación, por el aniversario del estreno de su masterpiece, elegimos las cinco películas clave para entender el cine de Carol Reed.

Larga es la noche (1947)

James Mason, Robert Newton y Cyril Cusack protagonizan esta cumbre del cine negro que fue nominada al Oscar a mejor montaje. El filme nos ubica en la Irlanda de principios del siglo XX, allí, el carismático Johnny McQueen lucha por conseguir los fondos para elevar a su partido, el Sinn Fein, el brazo político del IRA, en la lucha por la independencia de Irlanda. Una obra sensacional que cuenta con la estupenda dirección de fotografía de Robert Krasker.

El ídolo caído (1948)

Drama psicológico insólito en la época que narra la dura tutorización que sufrió el hijo de un embajador. Este se verá inmerso en una disyuntiva al conocer las intenciones de uno de sus cuidadores con una secretaria de la misma embajada. Ralph Richardson, Michèle Morgan y Sonia Dresdel encabezan el reparto de este filme que fue candidato a la mejor dirección y al mejor guion. Este último, firmado por Graham Greene, Lesley Storm y William Templeton.

El tercer hombre (1949)

Joseph Cotten, Alida Valli, Trevor Howard y Orson Welles protagonizan esta maravilla ambientada en las calles y recovecos de Viena. En la capital austríaca se desarrolla esta historia de ambiciones y dobles caras, que involucra a un mediocre escritor de Westerns que se ve absorbido por una trama de mercadeo negro en una urbe dividida tras la llegada del ejército aliado en el final de la II Guerra Mundial. Técnicamente es una de las mejores películas que nos ha brindado el séptimo arte. Contó en la producción con dos titanes: Alexander Korda y David O. Selznick.

Nuestro hombre en La Habana (1959)

Magnética cinta de espías protagonizada por el siempre soberbio Alec Guinness. El actor británico da vida a un vendedor de aspiradoras afincado en la capital cubana. Para su desgracia, será reclutado por el servicio secreto británico con el objetivo de conspirar contra el gobernador Fulgencio Batista. Sin embargo, su mayor problema vendrá a raíz de su propia desidia ante este trabajo, que le llevará a inventarse los informes solicitados por las autoridades inglesas. Nuestro hombre en La Habana fue nominada al Globo de Oro a mejor comedia.

Oliver (1968)

Mark Lester, Ron Moody, Shani Wallis y Oliver Reed lideran esta traslación musical de la prosa de Charles Dickens que le granjeó al director su único Oscar. Fue nominada a once estatuillas de las que consiguió seis, entre ellas, además, la de mejor película. Oliver es considerado uno de los mejores musicales de todos los tiempos. Un acercamiento novedoso a uno de los mitos literarios de aventuras del siglo XIX.

El antepenúltimo mohicano

Park City, Utah.

Más en el blog: SundanceTV estrena la serie Diez Negritos, la adaptación de la novela de Agatha Christie

Posts Más Recientes