Las mejores películas de Paolo Virzì

Si la semana pasada os presentábamos, dentro de «Panorama Italia», el cine de Daniele Luchetti, hoy es el turno de un calco, tanto estilístico, como temático y tonal –o atonal, esto va por barrios—: Paolo Virzì. Ambos, junto a Roberto Àndo, conforman un triunvirato dentro del cine de autor italiano. Decimos de autor porque tanto por presupuesto y tratamiento, como por presencia en grandes festivales –esencialmente la Mostra de Venecia—, así es considerado; capaz de conjugar buenas críticas con excelentes recaudaciones. Dicho de otra forma, hablamos de directores con una sensibilidad que casa con los gustos del gran público –al menos del que llenas las salas. Tras un comienzo algo dubitativo, Virzì ha encadenado varios éxitos consecutivos en el box office que le han llevado a probar con actores foráneos de prestigio. Su cine es bastante apreciado en nuestro país, puesto que el mentado éxito comercial ha tenido su continuación en España –sobre todo con las películas El capital humano y Locas de alegría.

El próximo sábado podremos ver en SundanceTV España uno de sus grandes hits: Napoleón y yo (2006). Aprovechamos su emisión para seleccionar lo mejor de la filmografía del cineasta de Livorno.

Los años dorados (1997)

Representante de otro tiempo en la comedia italiana de prestigio. Compitió por el León de Oro de la Mostra esta típica historia familiar-costumbrista protagonizada por Edoardo Gabbriellini, Malcolm Lunghi, Matteo Campus y Nicoletta Braschi, que narra las vicisitudes de un joven que vive con su madre y hermano en la periferia de Livorno y planea salir del pozo en el que se halla comenzando a leer novelas con la ayuda de su profesora. Humor de brocha gorda pero también mucho encanto para este filme modesto de tintes autobiográficos.

El capital humano (2013)

Excelente dramedia presentada en el Festival de Tribeca y ganadora del Premio del Público en el Festival de Sevilla que confronta a dos familias, una adinerada y otra más modesta, en los prolegómenos de la crisis económica de 2008. Virzì colabora por primera vez con la que es su actriz fetiche, Valeria Bruni Tedeschi, en este filme que, sin abandonar la idiosincrasia humorística del autor, contiene varias capas narrativas interesantes sobre la sociedad italiana del nuevo milenio.

Locas de alegría (2016)

Es su mayor éxito, que se trasladó incluso a países como Alemania, Francia o España. De nuevo con Bruni Tedeschi, que acompaña a Micaela Ramazzotti, pareja sentimental del cineasta. Ambas encarnan a dos modernas Thelma & Louise que se escapan de un centro psiquiátrico y emprenden un viaje por carretera de liberación y autodefinición. La película, aparte de arrasar en los David di Donatello, obtuvo la Espiga de Oro de la Seminci. Una comedia dramática con mucho carisma y buenos sentimientos.

El viaje de sus vidas (2017)

Primera vez para Virzì en terrenos foráneos. Algo que le devolvió a la competición de la Mostra de Venecia. En esta traslación de la novela de Michael Zadoorian, guionizada por Stephen Amidon, el realizador de Livorno cuenta con un reparto plenamente anglosajón, encabezado por unos soberbios Donald Sutherland y Helen Mirren. Road movie que revisita y redefine los códigos del melodrama. Mirren fue candidata al Globo de Oro por este papel.

Noches mágicas (2018)

El gran valor del último filme de Virzì se halla en su escenario: una Roma que nos embriaga, desde la nocturnidad, de un verano que se palpa. La capital transalpina es una protagonista más en este relato coral que da vida a una trama de vocación metacinematográfica articulada sobre el asesinato de un productor. Tres jóvenes creadores son los principales sospechosos. Por supuesto, nada es lo que parece. Otra obra repleta de encanto.

El antepenúltimo mohicano

Park City, Utah.

Más en el blog: 5 razones para ir hasta Bordertown en la lejana Finlandia

Posts Más Recientes