Las mejores películas sobre la adolescencia

Se cumplen 21 años del estreno de 10 razones para odiarte, la libérrima adaptación de Karen McCullah Lutz y Kirsten Smith de La fierecilla domada de William Shakespeare. Gil Junger dirigió este ya clásico del cine de instituto, devenido coming-of-age, que nos descubría, además, a tres notables actores de gran futuro por entonces: Joseph Gordon-Levitt, Julia Stiles y, sobre todo, Heath Ledger. Desde entonces, numerosos aportes han engrosado el género. Filmes como, por ejemplo, Supersalidos (2009) o Superempollonas (2019), pese a lo extravagante de su título español, han ofrecido excelentes retratos de una etapa muy dura que pocos recuerdan con alegría. A continuación, les presentamos las películas más representativas de la temática que pudieran un ocupar un lugar de honor en una sesión doble con la cinta de Junger.

Todo en un día (1986)

Hito de los 80 cuya relevancia se traspasó a generaciones posteriores. Un experto en la materia como John Hugues dirige este clásico protagonizado por Matthew Broderick, Alan Ruck y Mia Sara, que narra el viaje de tres jóvenes aprovechando la ausencia de los padres de uno de ellos para hacer cosas que deseaban pero que nunca habían acometido. Una comedia deliciosa que le deparó la nominación al Globo de Oro a un Broderick que se convirtió en una de las estrellas juveniles del momento.

Cuenta conmigo (1986)

Rob Reiner, el director de, entre otras, La princesa prometida (1987), se encargó de este anverso de Los Goonies que aborda el final de una etapa, marcada por la redefinición de las relaciones y la adquisición de responsabilidades. Wil Wheaton, River Phoenix, Corey Feldman, Jerry O’Connell y Kiefer Sutherland alcanzaron la fama por estos papeles tan icónicos de otro de los símbolos ochenteros por excelencia.

Elephant (2003)

Nos saltamos los 90 y nos adentramos en territorio millennial con la última obra maestra de Gus Van Sant, ganadora de la Palma de Oro del Festival de Cannes. Recreación minuciosa de la matanza de Columbine a cargo de dos adolescentes contada con cierta distancia, buscando la reflexión sobre las causas y efectos de un hecho que conmocionó a la sociedad norteamericana. Un debate que, desgraciadamente, emerge cada vez con más frecuencia.

Chicas malas (2004)

Mucho más dulce, al menos en las formas, es esta cinta de éxito que retrataba los diferentes giros, inherentes a las personalidades de sus protagonistas, que suelen caracterizar a la adolescencia. Aunque el reclamo del filme era una pujante Lindsay Lohan, fueron Rachel McAdams, Tina Fey, Amy Poehler y Amanda Seyfried las verdaderas dueñas del show. Una película inteligente, llena de ironía, para la que no pasan los años.

Las ventajas de ser un marginado (2012)

Unos brillantes Logan Lerman, Emma Watson y Ezra Miller actualizan en plena contemporaneidad qué significa ser adolescente, un concepto que no deja de evolucionar cada año. La autoadaptación de Stephen Chbosky (que también dirige el filme), es uno de los dibujos más sinceros y sensibles sobre esta etapa de la última década; que nos deja, a su vez, imágenes icónicas como la que encabeza este texto. Un largometraje que invita a la introspección y a sacar el lado positivo de un pasado que por muy lejano que sea, no termina por difuminarse.

El antepenúltimo mohicano

Park City, Utah.

Más info: SundanceTV estrena en exclusiva la miniserie italiana Non Mentire

 

Posts Más Recientes

Balzac en el cine

Recuerdan al joven Antoine Doinel, protagonista de la opera prima de François Truffaut Los 400 golpes (1959), fumando semiacostado mientrasLeer más