Made in Italy: 5 razones para conocer la eclosión de la moda italiana en los 70

Las prendas de vestir y nuestras indumentarias son una parte fundamental de nuestras vidas, convirtiéndose en una industria multimillonaria y la base del tejido económico de países tan poderosos como Italia, una de las mecas mundiales de la moda.

La marca Made in Italy en cualquier prenda de ropa ha supuesto durante muchos años un márchamo de calidad pero muchos de nosotros desconocemos el origen de toda esa pléyade de conocidos diseñadores italianos de los que seguramente tenemos alguna prenda en nuestro armario, para lucir orgullosos en ocasiones especiales o como prendas de uso diario.

Nada mejor para conocer los orígenes de ese nacimiento del boom de la moda italiana, que hacerlo de la mano del nuevo estreno de SundanceTV, el próximo 4 de junio a las 22:30, Made in Italy. Una historia fascinante que nos relata los orígenes de la marca Made in Italy a principios de los años setenta y de la mano de los mejores diseñadores italianos que conoceremos a través de los ojos de una joven reportera de una revista de moda.

Si te apasiona la moda italiana o deseas ver alguna ficción de ese país que se salga del canon habitual de asesinatos, mafiosos o melodramas familiares, te vamos a proporcionar cinco motivos para no perderte Made in Italy, una propuesta original y diferente perfectamente ambientada en unos años setenta que dependiendo de tu edad, los descubrirás o los recordarás.

  1. Una ficción histórica sobre el mundo de la moda

Por regla general las ficciones históricas suelen centrarse en temas políticos, criminales o militares que permiten una recreación de la época escogida donde intentar aunar el entretenimiento con un cierto rigor histórico obtenido a base de una documentación exhaustiva.

Los temas más mundanos como la moda no despertaban ese mismo interés en las ficciones históricas, de ahí la importancia que tiene Made in Italy al centrarse en el punto de inflexión que representó para la moda italiana, el paso de una visión artesanal con grandes diseñadores de alta costura como Gucci o Valentino, a convertirse en una enorme industria del pret-a-porter convirtiendo a Milán en el centro mundial de la moda.

Todo cambio radical en el sector que sea, tiene unos antecedentes y unas consecuencias y Made in Italy nos sumerge en todo ese contexto social para que podamos entender como nacieron muchas de los nombres y las grandes marcas de moda italiana.

  1. Las revistas de moda como catalizadoras de esa transformación

Nuestra guía por Made in Italy será la joven Irene Mastrangelo, la hija única de una familia humilde de emigrantes trabajadores del Sur de Italia, que tras un traspiés universitario, decide buscar trabajo, entrando como becaria en la prestigiosa revista de moda ‘Appeal’.

De la mano de Irene conoceremos primero a todo el staff de la revista ‘Appeal’ donde los egos y las pugnas internas entre los empleados, le van a obligar a espabilar muy rápido si desea progresar en un mundo donde la envidia y las puñaladas traperas también están a la orden del día.

Por suerte para Irene, su entusiasmo y ganas de trabajar la convierten en la protegida y discípula preferida de la gran Rita Pasini, la redactora estrella de ‘Appeal’ una de esas personas que hace y destruye reputaciones de diseñadores con un elogio o una crítica feroz.


El papel de las revistas de moda, primero para descubrir las nuevas tendencias y luego para popularizarlas es capital en toda la historia, sin olvidar que para la viabilidad del negocio necesitan vender páginas publicitarias a marcas que a lo mejor no son tan prestigiosas, pero que disponen de más capital para comprar espacios promocionales.

Esa dicotomía complicada de encajar entre el negocio editorial y marcar tendencias de la moda queda perfectamente reflejado en esas luchas internas de la revista ‘Appeal’ con la pobre Irene pillada en medio de muchas de esas batallas de poder.

  1. Un gran nombre de la moda como estrella invitada en cada episodio

La estructura episódica de Made In Italy utiliza a un diseñador famoso como centro de cada episodio, mientras que el hilo de continuidad lo marcan las diferentes andanzas de Irene y sus compañeros de la revista ‘Appeal’.

Empezando por Walter Albani en el primer episodio, irán desfilando ante nosotros grandes personajes como Gianni Versace, Giorgio Armani, Mariucia Mandelli (Krizia), Miuccia Prada, Ottavio y Rosita Missoni, Giancarlo Ferré o Elio Fiorucci, como representantes de esa nueva guardia de la moda italiana, pero los vas a conocer en los momentos previos a dar su salto a la fama, incluso con una breve presentación documental de cada uno de ellos.

Esa cercanía de la joven periodista con unos diseñadores jóvenes y deseosos de alcanzar la fama, contrasta con el trato de algunos personajes de la vieja guardia como Valentino Garavani que también tiene un papel importante en la serie.

Una apuesta interesante ha sido contratar a actores populares y conocidos en Italia como Raoul Bova, Gaetano Bruno o Stefania Rocca, para que se mimetizaran en esos grandes personajes de la moda, en un juego que ha sido muy bien acogido por las audiencias italianas.

No faltan tampoco en esa visión completa del panorama de la moda italiana, la importancia de personajes claves en esa transformación como el fotógrafo británico Richard Avedon o el mánager Beppe Medonese que fue el principal integrador de todos los elementos necesarios para crear un potente tejido industrial, desde los diseñadores a los fabricantes textiles hasta llegar a los puntos de venta finales.

  1. La transformación personal y profesional de la protagonista

El viaje personal de Irene Mastrangelo va a ser el hilo conductor de toda la historia, donde seremos testigos de todas las elecciones personales de una joven inquieta e independiente que busca encontrar su verdadera vocación en la vida.

Irene se va rebelar de forma casi inmediata frente a una existencia programada para complacer a su familia, dejando unos estudios que detesta y a su acomodaticio y machista novio de toda la vida, para empezar a volar por libre.

Irene tomará muchas decisiones equivocadas y deberá afrontar las consecuencias de todas ellas, pero es lo suficientemente lista para aprender de sus errores y progresar a todos los niveles tanto en la revista como en el terreno personal, con una enorme evolución hasta el final de la miniserie.

La elección de una actriz debutante y desconocida como Greta Ferro, conllevaba un cierto riesgo, pero la actriz ha cumplido a la perfección con la responsabilidad de llevar el peso de la serie a sus espaldas, contagiando a su personaje de un enorme entusiasmo y ganas de hacer cosas, como las que probablemente sintió cuando le dieron la gran oportunidad de su vida como actriz.

Ferro era una modelo sin experiencia como actriz, excepto un pequeño corto ‘La Chaqueta’ y una campaña publicitaria ambas para Giorgio Armani, donde fue descubierta por los responsables de la serie Ago Panini y Luca Lucini, que supieron que habían encontrado a su Irene desde el momento en que la vieron.

  1. Una perfecta recreación de la Italia de los años setenta

Los amantes de la moda ‘vintage’ vais a disfrutar puesto que el nivel de recreación de las prendas de ropa de los años setenta que vemos en la serie son en su inmensa mayoría piezas originales, en algunos casos cedidas por primera vez por los propios creadores de sus colecciones privadas, encantados de colaborar con el homenaje a la moda italiana que representa Made in Italy.

Los compañeros de trabajo de Irene en la revista ‘Appeal’ nos permiten conocer otros aspectos de esa Italia setentera, al protagonizar historias personales donde tienen cabida desde implicaciones con el grupo terrorista Brigadas Rojas que tenía aterrorizada a Italia, hasta la persecución y detención de homosexuales, pasando por las drogas y el machismo recalcitrante de la sociedad transalpina.

Esas historias sirven para darle un cierto tono más melodramático a Made in Italy en contraste con la vertiente más aspiracional y laudatoria que es el homenaje que hacen a todos los diseñadores, donde son tratados e idolatrados como los verdaderos próceres de la industria italiana de la moda, casi medio siglo después.

 

EPILOGO

¿Quién dice que la revolución no fue provocada mucho más por las minifaldas de Mary Quant que por las revueltas estudiantiles del Mayo de 1968?.  Esa es la pregunta que plantearon en la promoción del estreno italiano de Made in Italy, a la que hemos añadido cinco razones para conocer de la mano de sus protagonistas ese momento histórico en la moda italiana.

Si buscas una serie italiana diferente sobre el apasionante mundo de los creadores de la moda no te puedes perder el próximo estreno de SundanceTV, el 4 de junio a las 22:30, del que puedes ver su siguiente trailer de presentación

Más en el blog: La moda en el cine: Las mejores diseñadoras de vestuario

Posts Más Recientes

Balzac en el cine

Recuerdan al joven Antoine Doinel, protagonista de la opera prima de François Truffaut Los 400 golpes (1959), fumando semiacostado mientrasLeer más