Night Shyamalan: de menor a mayor

¿Recuerdan el camino de vuelta a casa tras ver El sexto sentido? ¿Qué sensación, eh? Al menos para esa generación que pudo disfrutarla en las salas de cine. Existen pocas películas en los últimos veinte años –veintiuno, para ser exactos— con esa capacidad de magnetización, primero, de sorpresa, después, con uno de los finales más recordados de la Historia del Cine. Un filme que nos descubrió a M. Night Shyamalan, un director estadounidense de origen hindú que, con su tercera película, consiguió que todo el mundo anotara su nombre. El impacto fue tal –seguimos recordando— que el anuncio de su siguiente trabajo, El protegido (2000), consiguió un buzz similar al del mencionado epílogo. A partir de ahí, se expandió una filmografía con muchas promesas incumplidas a priori pero que, salvo deslices, ha sido enormemente consecuente. Además, en este último lustro parece haber vuelto a un momento artístico efervescente, con un cine que no deja de mirar a sus orígenes, reescribiendo géneros acartonados en la adolescencia del siglo XXI.

A continuación, para celebrar el cumpleaños de uno de los grandes autores del cine comercial estadounidense, clasificamos de menor a mayor su filmografía.

  1. Praying with anger (1992)

Home invasion de manual + opera prima + precariedad presupuestaria. El resultado no es lamentable pero se le acerca. El propio M. Night Shyamalan protagoniza este ejercicio de género poco estimulante que en su sustrato ofrece una crítica a la política de inmigración norteamericana.

  1. Los primeros amigos (1998)

Trabajo alimenticio con el que el director de Mahé sobrevivía en Los Ángeles buscando La obra que cambiara su destino –algo que llegaría un año después. Este encargo de Miramax que pasó sin pena ni gloria por la taquilla estadounidense indaga en el dolor y el intento desesperado de encontrar paliativo de un joven que ha perdido a su ser más querido: su abuelo. Cinta familiar sin demasiados aditivos.

  1. After Earth (2013)

Probablemente, uno de los desastres comerciales más sonados del siglo XXI. El tándem Will Smith-Jaden Smith, padre e hijo en la vida real, protagoniza esta aventura post-apocalíptica derribada por un guion inane y una realización anticlimática. Recibió tres premios Razzie y, sí, nos parecieron pocos.

  1. Airbender: el último guerrero (2010)

No le fue mucho mejor a esta producción entre Paramount y Nickelodeon que adapta el imaginario de Michael Dante DiMartino y Bryan Konietzko: un mundo de fantasía, artes marciales y aventuras, que, al igual que la anterior, arrasó en los Razzie. Cinta enclavada en el peor momento artístico del autor. Con proyectos para majors sin la libertad necesaria.

  1. La joven del agua (2006)

A partir de aquí nuestro rostro cambia. Porque creemos que la filmografía de M. Night Shyamalan contiene nueve, nada menos, excelentes películas. La joven del agua, protagonizada por una deslumbrante Bryce Dallas Howard, es desigual, a ratos ofuscante, pero contiene momentos maravillosos. Un cuento moderno a revisar.

  1. Señales (2000)

Lo mismo ocurre con una de las cintas que mayor hype generaron en la filmografía del realizador. Mel Gibson y Joaquin Phoenix protagonizan lo que podría ser un apéndice autoral de La guerra de los mundos, llena de instantes sobrecogedores. Pese a que no fue recibida con entusiasmo, se ha convertido en una película de culto.

  1. Glass (2019)

Como otras creaciones de su currículum, un filme irregular, lastrado por la falta del factor sorpresa de la anterior entrega, Múltiple. El efecto McAvoy se desvanece en esta cinta de superhéroes que, como poco, nos mantiene pegados a la butaca hasta el final.

  1. El incidente (2008)

Otro de los fracasos económicos de su filmografía. A todas luces injusto. Alegato ecologista que nos traslada a un apocalipsis que, a día de hoy, nos parece cada vez más plausible: la naturaleza se revela inoculando una sustancia al ser humano para que este pierda ese instinto protector que reside en nuestro cerebro. Existes pocas películas que logren mantener esa tensión que reviste cada fotograma. Una obra que firmaría un Hitchcock millennial.

  1. La visita (2015)

Supuso el retorno a su mejor forma tras los citados fracasos con películas de gran presupuesto. La historia no puede ser más simple: la visita de dos nietos a casa de sus abuelos se transforma en una historia de terror donde hay espacio para el humor y la intriga.

  1. El sexto sentido (1999)

Un filme mayúsculo, que además rescató para la causa a Bruce Willis y nos presentó al joven Haley Joel Osment en uno de los papeles infantiles más icónicos. Una película que funciona como ejercicio de intriga pero también como poderoso relato de terror, con algunas escenas sobrecogedoras.

  1. Múltiple (2016)

Un impresionante James McAvoy, abordando las veintitrés personalidades del rol principal, es el principal reclamo de esta película que nos va trasladando, de forma silenciosa, a un universo que no creíamos que estuviera edificado. Un filme puro Shyamalan, con todas las virtudes que lo erigieron como uno de los cineastas más sorprendentes del cine contemporáneo

  1. El protegido (2000)

La mejor película de superhéroes de la historia. Todo un prodigio narrativo, con una ambientación y personajes hipnóticos. En especial, un inmenso Bruce Willis en el papel de este hombre invencible a su pesar que se encontrará con su Némesis, encarnado por un igual de convincente Samuel L. Jackson.

  1. El bosque (2002)

¿No se lo esperaban? Sí, El bosque es una de las cumbres del cine de género de esta centuria. Las razones las pueden encontrar impresas y diseminadas en este artículo: atmósfera, diseño de personajes, narrativa y un apartado técnico absolutamente brillantes. Su crimen, viendo su acogida crítica, fue llevarnos por el sendero que nadie quería. Aun con ello, es un viaje inolvidable, que nos ubica en un mundo de pesadilla, tan reconocible que nos aturde.

El antepenúltimo mohicano

Park City, Utah.

Más en el blog: SundanceTV estrena en exclusiva la serie australiana Uprigth

Posts Más Recientes