Películas sobre la rebeldía juvenil

En 1999, la ONU declaró el 12 de agosto como Día Internacional de la Juventud; desde SundanceTV lo celebramos con un ciclo sobre la rebeldía juvenil todos los viernes de agosto a partir de las 22:30 horas. Y desde nuestro blog, os sugerimos más títulos sobre el mismo tema.

Cero en conducta, de Jean Vigo (1933)

Uno de los primeros grandes filmes sobre la rebeldía adolescente, no es de extrañar que haya inspirado a otras películas de este listado. Vigo partió de sus propias experiencias en un internado francés para describir un sistema educativo profundamente burocratizado y rígido, que perpetuaba la frustración y el aburrimiento de maestros y alumnos; hasta que cuatro amigos deciden cometer actos absurdos como forma de protesta contra el sistema.

Rebelde sin causa, de Nicholas Ray (1955)

En esta lista no podía faltar este clásico del tema, que es, además, una de las mejores películas de su realizador, lo que es tanto como decir una de las mejores de la historia. La memorable interpretación de su trío protagonista, con un James Dean convertido en leyenda, es solo la guinda de un filme cargado de honestidad, emoción y lirismo, que retrata de esa manera tan elegante y poética característica de Ray la angustia adolescente ante la absurdidad de la vida en general, y de las normas de la sociedad de los adultos en particular.

Los 400 golpes, de François Truffaut (1959)

Una de las escenas de esta mítica película de la Nouvelle Vague copia, casi plano por plano, otra de Cero en conducta; de esta manera, el director ya hace una declaración de intenciones, al situar su filme en el mismo ámbito de crítica contra el sistema. Sin embargo, la cinta de Truffaut da un paso más allá, pues su protagonista, Antoine Doinel (Jean-Pierre Léaud), no recibe apoyo o comprensión ni en la escuela ni en casa, y apenas tiene amigos. Dejado a su suerte, ¿qué destino le espera en una sociedad egoísta, encorsetada y donde se castiga el ser diferente?

If…, de Lindsay Anderson (1968)

Uno de los grandes clásicos del Free Cinema, la influencia en ella de Cero en conducta es aun mayor, pues su argumento y propósito temático no pueden ser más parecidos a los de la obra de Vigo: en un sistema educativo marcado por una disciplina demencial, un grupo de amigos de un internado, liderados por Mick Travis (Malcolm McDowell), deciden rebelarse contra el profesorado. La gran diferencia es que aquí la oposición será violenta, en un crescendo satírico y surrealista de muerte y anarquía que aboga por la total destrucción del establishment.

Rebeldes, de Francis Ford Coppola (1983)

Junto con La ley de la calle (1983), Coppola adapta dos novelas de Susan E. Hinton. En este díptico sobre la potencialidad de una juventud malgastada por culpa de una sociedad que excluye a los menos favorecidos, La ley de la calle es la apuesta más sobria y adulta, mientras que la que nos ocupa es un melodrama inspirado en los grandes clásicos del género, de ahí su tono desgarrado y al límite, que explica que se haya convertido en una película de culto; eso, y que en ella estuvieran casi todas las jóvenes promesas de los años 80: Tom Cruise, Patrick Swayze, Matt Dillon, Rob Lowe, Emilio Estévez…

Ghost World, de Terry Zwigoff (2001)

Adaptación del cómic de Daniel Clowes, esta producción indie​ se centra en la relación de dos amigas, Enid (Thora Birch) y Rebecca (Scarlett Johansson), que acaban de terminar el instituto y solo tienen claro que quieren compartir piso. El carácter contestario, rebelde e irónico de ambas reviste de humor negro una trama que incide, entre otras cuestiones, en la angustia existencial de la adolescencia, en la importancia de la amistad y en el materialismo de la sociedad estadounidense.

El antepenúltimo mohicano

Park City, Utah.

Más en el blog: La Tregua vuelve más intrigante que nunca con su 2ª temporada en septiembre

Posts Más Recientes