Por el Día Mundial del Rock, escogemos 5 películas sobre este estilo musical

El 13 de julio se celebra el Día Mundial del Rock. Seguro que, como todo el mundo, tienes algún músico favorito o alguna canción preferida de este género musical tan popular. Pues desde SundanceTV, nos sumamos a la fiesta al proponerte un conjunto de películas de diferente estilo e intencionalidad en las que el rock’n’roll juega un importante papel. ¡Para verlas sin perder el ritmo!

El fantasma del Paraíso, de Brian de Palma (1974)

Ópera rock de culto, inspirada en mitos de la fantasía clásica como Fausto, Frankenstein, El retrato de Dorian Gray y, sobre todo, El fantasma de la ópera, es un cóctel tan estrambótico como genial entre la crítica a la industria discográfica, el humor negro, el terror de acentos gore y la estética glam. De Palma hace un alarde de desparpajo y barroquismo para darle a la película el tono excesivo, transgresor y grotesco que la caracteriza; un tono, en pocas palabras, muy rock’n’roll. Por cierto, hay que destacar su banda sonora, repleta de llamativas y originales coreografías propias del glam y la psicodelia de los 70.

Sid y Nancy, de Alex Cox (1986)

Película que narra la tóxica historia de amor y drogodependencia que vivieron Sid Vicious (Gary Oldman), bajista de los Sex Pistols, y Nancy Spungen (Chloe Webb), groupie de la banda, sobre todo incide en el carácter simbólico de fin de una era, la de la protesta antisistema del movimiento del punk rock, que supuso el violento asesinato de Nancy en el mítico Hotel Chelsea. Cox estructura la trama en flashback y combina un estilo sucio y realista, propio del cine social británico de los 80, con notas alegóricas y fantásticas, lo que configura el tono irreverente y trágico de la cinta.

Velvet Goldmine, de Todd Haynes (1998)

El tercer largometraje de uno de los más grandes directores indies de nuestro tiempo es tanto un canto nostálgico como una recreación ficcional de la época del glam rock, en la que Haynes incide, básicamente, en el carácter de liberación sexual que tuvo dicho movimiento musical. Con una estructura narrativa inspirada en Ciudadano Kane (1941) de Orson Welles, la película es un hito de creatividad visual, lo que explica su premio en Cannes a la Mejor Contribución Artística. Cuenta, asimismo, con una gran banda sonora, en la que participan nombres como Thom Yorke, Thruston Moore o Bernard Butler.

Last Days, de Gus Van Sant (2005)

Otra de las grandes firmas del cine independiente, Van Sant llevó a cabo en la primera década del siglo XXI cuatro películas con el nexo en común de la angustia existencial juvenil y la omnipresencia de la muerte. Gerry (2002), Elephant (2003), Last Days (2005) y Paranoid Park (2007) se cuentan entre lo mejor surgido nunca de la cámara del autor. Sobre la que nos ocupa, retrata los últimos días de la vida de un músico de Seattle, inspirado libremente en Kurt Cobain, y destacada por su tono sombrío, su ritmo agobiante y pausado y su montaje circular, que dibuja la existencia del protagonista como una condena de eterna repetición de la que solamente la muerte lo podrá librar.

Leto, de Kirill Serebrennikov (2018)

Si crees que el rock’n’roll es algo exclusivamente anglosajón, esta película te sorprenderá. Sobre todo, porque demuestra que algo tan “capitalista” traspasó el Telón de Acero en los años 80 y, de hecho, hizo nacer una leyenda en el ámbito ruso: la de Viktor Tsoï (Teo Yoo), líder de la banda Kinó. Además, la descarada realización de Serebrennikov introduce en la narración momentos de realismo mágico y peculiares videoclips donde se versionan clásicos. Una celebración luminosa del rock, imprescindible para cualquier amante del mismo.

El antepenúltimo mohicano

Park City, Utah.

Más en el blog: Filmes que giran en torno a un viaje

Posts Más Recientes