Sundance 2020: primeras reacciones, rienda suelta al Hype

El Festival de Sundance marcha a toda máquina con su torrente ficcional y documental en las diferentes sedes del certamen –hay nueve secciones, más los numerosos eventos de la industria y el entretenimiento. Park City, como es habitual, no es ajena a los temas candentes de la actualidad norteamericana: el impeachment trumpiano, la polémica por la desigualdad racial entre los integrantes de las nominaciones a los Oscar y, sobre todo, y muy tristemente, el fallecimiento de Kobe Bryant y sus acompañantes en un accidente aéreo.

Sundance nunca ha eludido el contexto social-político, como tampoco lo hacen los trabajos presentados. El nivel de esta edición está siendo, tanto para la crítica como la industria, sensacional. Unas prestaciones que se traducen en numerosas compras de derechos que, a su vez, tienen como protagonistas a los gigantes del audiovisual en plataformas: Netflix y Amazon. Su dominio del mercado –nadie puede alcanzar sus precios de compra— plantea otro debate en la cuna del cine independiente: ¿Son estas plataformas una herramienta para dar a conocer el cine minoritario o traicionan justamente a la propia esencia de los trabajos?

Lo único que tenemos claro es que a nivel de difusión es un apoyo incontestable –algunas candidaturas al Oscar de este año están cimentadas sobre esto. El tiempo dará o quitará razones. Mientras eso ocurre, nos centramos en los primeros títulos que han emocionado en Sundance y a los que les auguramos un gran recorrido.

Never, rarely, sometimes, always, de Eliza Hittman

Ya os hablamos de ella en el artículo-presentación de esta edición de Sundance. Es la gran película presentada hasta el momento. El tercer filme de Eliza Hittman, una joven cineasta (41 años) que goza de prestigio en Europa –luchó por el Tiger Award del Festival de Róterdam con su opera prima, It felt like love—, es un precioso y cercano retrato de las inseguridades femeninas a través del viaje de dos primas a una clínica de aborción de Nueva York. Se han valorado notablemente las interpretaciones de las dos jóvenes, Aurora Richards y Brett Puglisi, pero, ante todo, la enorme sensibilidad y honestidad de su directora. En estos momentos, tiene un 91 (sobre 100) en Metacritic. Posible aspirante a los Independent Spirit Awards is coming.

Minari, de Lee Isaac Chung

A vueltas con la búsqueda del sueño americano. En este caso, personalizado en una familia coreano-estadounidense que se traslada a una zona rural de Arkansas en los 80 para poder prosperar. Todo desde la óptica de un niño de 7 años, David. La tercera película de Lee Isaac Chung está protagonizada por Steven Yeun, la revelación de Burning, el magnum opus de Lee Chang Dong. Minari está producida por A24, una garantía, como se aprecia en la acogida de la cinta: sensacional.

I carry you with me, de Heidi Ewing

Relato romántico LGTBI que abarca varias décadas y que cuenta el encuentro casual de dos jóvenes en una provincia mexicana. Una historia de preciosa evolución que tendrá su momento más complejo en el traslado de la pareja a Nueva York por el trabajo y éxito de uno de ellos. Fotografía malickiana (de Juan Pablo Ramírez) y emotividad libre de artificios. Una de las grandes sorpresas del festival.

Shirley, de Josephine Decker

No es sorpresa, sin embargo, el talento de Josephine Decker, que ya destacó hace dos años en Park City con la sensacional Madeline’s Madeline –protagonizada por una brillante Helena Howard. En este caso presenta un drama con toques de thriller que pivota sobre los mecanismos del proceso creativo. Elisabeth Moss protagoniza este filme que narra el hallazgo de la inspiración de una escritora de terror tras acoger en su casa a un joven matrimonio. Las opiniones son extremadamente entusiastas, en especial, por el magnetismo de sus personajes.

Promising Young Woman, de Emerald Fennell

Carey Mulligan lidera el reparto de este thriller de venganza entremezclado con la comedia negra que tiene como leitmotiv el intento de saldar una afrenta por parte de Cassie, una joven cuya carrera fue truncada víctima de terceras personas. Como no podría ser de otra forma, la interpretación de Mulligan es lo más valorado del debut de Emerald Fennell. Otra cinta a apuntar de esta prometedora cosecha de Sundance 2020.

Y, como pueden apreciar, Sundance anuncia, por suerte, que está cambiando la inercia: un alto porcentaje de cintas están dirigidas por mujeres. Hasta cuatro en esta lista de cinco y un 44% en todo el festival. Bravo.

El antepenúltimo mohicano

Park City, Utah.

Más en el blog: “La reina del miedo”: Valeria Bertuccelli, una mujer orquesta

 

Posts Más Recientes