Una mirada a la 77ª edición de la Mostra de Venecia: títulos más destacados

Mañana comienza la 77ª edición de la Mostra de Venecia, el segundo festival más importante del mundo que marca el otoño cinematográfico. O marcaba. Como ocurre con su homólogo de San Sebastián, debido a la COVID-19, la versión de los certámenes tanto europeos como norteamericanos se reduce. Algo que se traduce en la ausencia de cabezas de cartel notorias y la presencia de las películas que en un principio iban a forma parte del Festival de Cannes, y a las que se les ha aplicado la denominación de Cannes Label, para facilitar su posible distribución.

En este período de incertidumbre, el desarrollo del festival es una incógnita. Venecia no se distingue, precisamente, por unas comunicaciones fluidas. Sea como fuere, su celebración supondrá un ensayo de todo lo que está por venir. A nivel artístico, en cambio, nos encontramos ante una edición pobre, con mucho perfil bajo y muy pocas cintas que pueden ilusionar a la cinefilia. Todo invita a un palmarés más propio de los tiempos de Marco Müller que los de Alberto Barbera, los dos últimos delegados generales del evento transalpino.

A continuación, seleccionamos los cinco largometrajes más interesantes de la 77ª entrega del certamen veneciano

Nomadland, Chloé Zhao

Es la película estrella tanto de Venecia, como de Toronto y Nueva York. De los pocos títulos de campanillas que han decidido tener su premiere este 2020. Algo que, por otro lado, podría significar el aumento de las opciones de León de Oro para Chloé Zhao, la gran promesa del cine indie estadounidense que ya nos fascinó con Songs my brother taught me y, sobre todo, The Rider. Con Nomadland, protagonizada por Frances McDormand, llega su primera selección en una competición de Categoría A. Desde ya, uno de los filmes que deben luchar por el Oscar.

Wife of a Spy, Kiyoshi Kurosawa

Nada tiene que ver con el director de Los sietes samuráis o Ran, pero el nivel de maestría de Kiyoshi Kurosawa es más que evidente. Como ocurre con Hong Sang-soo en Corea del Sur, el cine del fructífero director no encaja del todo en la visión cinematográfica de Occidente. Una circunstancia que provoca que su filmografía rara vez salga del continente asiático. Este último largometraje es un encargo que cuenta en su reparto con Yû Aoi y Issei Takahashi. También podrá verse en Perlas del Festival de San Sebastián.

Mainstream, Gia Coppola

Palo alto, el debut de la menor del clan Coppola, Gia Coppola, fue una de las sorpresas anónimas de 2013. Siete años han pasado de su primer largometraje y en la sección Orizzonti podremos ver el segundo. Andrew Garfield, Maya Hawke –una de las revelaciones de Stranger Things— y Jason Schwartzman dan rostro a un triángulo amoroso encuadrado en el universo internauta. El guion está firmado por Tom Stuart y la propia Gia.

City Hall, Frederick Wiseman

Siempre es un placer embarcarse en la obra de una institución como el veterano director canadiense Frederick Wiseman. Precisamente, la última etapa de su filmografía se ha centrado en desgranar, en acercarse al corazón de algo más que un edificio, de las principales instituciones de Estados Unidos. En este último documental, nos traslada a las entrañas del Ayuntamiento de Boston. A partir de él, abordará el momento social que se vive en la América de Trump.

Yellow cat, Adilkhan Yerzhanov

El cine del director kazajo Adilkhan Yerzhanov cobra, con cada obra, más relevancia en el panorama internacional. Su penúltimo filme, A dark-dark man, ya compitió por la Concha de Oro del Festival de San Sebastián. En su último trabajo, de nuevo se adentra en terrenos genéricos para contarnos una carta de amor al cine. Su trama aborda la aventura de una pareja a la hora de montar una sala de cine en las montañas. Allí se encontrarán con la oposición de la mafia.

El antepenúltimo mohicano

Park City, Utah.

Más en el blog: SundanceTV estrena la serie Diez Negritos, la adaptación de la novela de Agatha Christie

Posts Más Recientes