Una mirada al Festival de San Sebastián 2020: títulos más destacados

En nuestros repasos a las líneas programáticas de los festivales de Toronto y Venecia ya les habíamos avisado que el estado de excepcionalidad no solo ha cambiado las reglas de la exposición y distribución cinematográfica, también ha erosionado notablemente la capacidad de concepción de los programas de los principales eventos fílmicos del mundo. Así, certámenes como Nueva York, Deauville o, el que nos ocupa, San Sebastián, repiten mismos senderos y títulos para componer sus line-ups. Entente cordiale, quizá, o más bien poca capacidad de movimiento. Los grandes autores se han retirado de la puja; y los pocos con un prestigio sólido que han decidido no mover sus filmes de este 2020 puede que se encuentren terreno yermo para aumentar sus palmareses y alimentar una promoción que, con otra coyuntura, sería bastante más escuálida. El triunfo de Nomadland en Venecia aventura una rigidez, un intento desesperado de dotar de enjundia y flashes un contexto vacío y sin aditivos. De esta manera, no debería sorprendernos que en la próxima edición del Donostia Zinemaldia salieran victoriosos cineastas como François Ozon o Thomas Vinterberg. El cine necesita a sus grandes activos para volver a ilusionar a un público más pendiente de lo que le rodea en las distancias más cortas. El séptimo arte se ha erigido en un paliativo durante estos duros meses pero ahora llega su momento más difícil: enamorar gracias a las expectativas que siempre ha generado. La gran película de nuestra vida es siempre la que está por venir.

A continuación, seleccionamos cinco largometrajes básicos que no hay que perderse en la 68ª edición del Festival de San Sebastián.

Rifkin’s Festival, Woody Allen

Elena Anaya, Louis Garrel, Gina Gershon, Sergi López, Wallace Shawn, Christoph Waltz y Steve Guttenberg –sí, el mismo de Loca academia de policías— encabezan la nueva película de Woody Allen, que abrirá esta edición del festival ya que fue rodada, justamente, en la ciudad donostiarra durante el desarrollo de la anterior entrega. Hablar de argumento en el cine de Allen resulta ya una necedad. Lo que sí podemos decir es que su cine ha ganado empaque gracias a las colaboraciones con al gran Vittorio Storaro.

Verano del 85, François Ozon

Película que llega con el sello de Cannes y también tras un excelente estreno en Francia, donde la crítica la ha valorado muy positivamente. François Ozon es una habitual en Donostia, donde ya obtuvo el máximo galardón, la Concha de Oro, por la sensacional En la casa (2012). En esta ocasión, narra el viaje de autodescubrimiento de dos jóvenes que pasan sus días estivales en la Normandía de los años 80. Una oda a la incertidumbre, al primer amor, a la valentía ante todos los caminos por recorrer que representa la adolescencia.

Akelarre, Pablo Agüero

Es la producción española más interesante dentro de la sección oficial. Los rostros de Amaia Aberasturi, Àlex Brendemühl, Daniel Fanego, Daniel Chamorro e Iñigo de la Iglesia nos trasladan al País Vasco de principios del siglo XVII, edad de supersticiones y brujas. Mientras los hombres marchan a la mar, varias mujeres participan en un acto que para las autoridades de la región es considerado como brujería, un crimen que se paga con la muerte y por el que serán juzgadas. Dirige el argentino Pablo Agüero.

Passion simple, Danielle Arbid

Otra película con la marca de Cannes que aterriza en la sección oficial gracias, ante todo, por las excelentes opiniones vertidas tras su paso por el market virtual del certamen francés que se celebró en junio. Sergei Polunin y Laetitia Dosch protagonizan esta historia de amor prohibido entre un joven diplomático ruso que trabaja en París y está casado, con una profesora e investigadora. Adaptación de la novela homónima de Annie Ernaux.

Never Rarely Sometimes Always, Eliza Hittman

Habían pasado bastantes semanas sin que nombráramos a la tercera película de Eliza Hittman, ganadora del Gran Premio del Jurado de la Berlinale y uno de los títulos más importantes de la última edición del Festival de Sundance. El filme de Hittman, una de las obras que suenan de cara al Oscar, pasará por Perlas del Festival de San Sebastián, previo a su estreno en las salas comerciales. La cinta narra el viaje clandestino de dos familiares a una clínica abortiva en Nueva York. Un largometraje descomunal que subraya el enorme talento de su directora, una de las voces más interesantes que ha surgido en el cine indie reciente.

El antepenúltimo mohicano

Park City, Utah.

Más en el blog: SundanceTV estrena la serie Eran diez, la adaptación de la novela de Agatha Christie

Posts Más Recientes