Yendo de compras a través de 5 películas

Agosto ha sido, tradicionalmente, el mes por excelencia de las rebajas; dado que la mayor parte de la población está relajada y de vacaciones, resistir la tentación de comprar esas fruslerías de las que nos privamos el resto del año resulta difícil. Sobre todo, si los precios han caído en picado. Como es posible que aproveches las rebajas para comprarte algún capricho, desde SundanceTV seleccionamos 5 películas que te recuerdan el placer, y el peligro, de ir de compras.

Desayuno con diamantes, de Blake Edwards (1961)

Para disfrutar de ir de compras no siempre es necesario gastarse dinero; que se lo digan a la protagonista de uno de los clásicos del cine romántico, Holly (Audrey Hepburn), que suele relajarse mirando el escaparate de Tiffany’s mientras amanece y desayuna bollería para llevar. De hecho, esa es justamente la escena que abre la cinta al son del mítico “Moon River” de Henry Manicini, en la que queda perfectamente definido el personaje como una chica de alterne que malvive trapicheando con sus encantos mientras sueña con casarse con un multimillonario, hasta que irrumpe en su vida el escritor en horas bajas Paul (George Peppard).

Rosalie va de compras, de Percy Adlon (1989)

Cierre de la trilogía satírica iniciada con Sugarbaby (1985) y continuada con Bagdad Café (1987), el autor traza aquí una radiografía acerca del consumismo. Rosalie (Marianne Sägebrecht), una mujer alemana casada con un americano y madre de varios hijos, es una compradora compulsiva que, como no tiene suficiente dinero para adquirir cuanto desea, hace lo que sea para lograr su siguiente compra: robar a sus familiares, trucar tarjetas de crédito, firmar cheques sin fondo… Irónicamente, cuando esté tratando de enmendarse, encontrará una creativa solución informática a sus problemas…

Mallrats, de Kevin Smith (1995)

TS (Jeremy London) y Brodie (Jason Lee) acaban de ser dejados por sus respectivas novias. Para intentar animarse, deciden pasar el día en un centro comercial, donde mirar tiendas, tomar algo, comprar lo que sea y ver gente. Segunda entrega de “La Trilogía de New Jersey” de Kevin Smith, cuenta con unos diálogos chispeantes y un humor canalla, y mediante el elaborado –y absurdo– plan de los protagonistas para recuperar a sus chicas, el autor rinde un nada velado homenaje al mundo de los cómics de acción.

María Antonieta, de Sofia Coppola (2006)

Película explícitamente posmoderna, en su descarada mezcla entre la recreación de época y una banda sonora con música pop y electrónica, pivota en torno a la princesa austríaca María Antonieta (Kirsten Dunst) y su brusca inmersión en la sofisticada e intrigante corte francesa. Coppola, con una colorista puesta en escena y una realización enérgica, convierte a este personaje histórico en una adolescente de nuestros días que se rebela contra el protocolo palaciego y el aislamiento de Versalles mediante los excesos, entre los que sobre todo destaca su gusto por comprar sin medida.

Nocturama, de Bertrand Bonello (2016)

Hipnótico, polémico y magistral filme, se halla divido en dos partes: la primera describe de forma fría y analítica los pasos dados por un variopinto grupo de jóvenes para llevar a cabo actos terroristas en París, y la segunda trascurre a lo largo de la noche posterior a los hechos, refugiados en unos grandes almacenes. La elegancia y el grado de abstracción de su discurso hacen de Nocturama una cinta casi conceptual, que opone los elevados ideales de protesta que han conducido a los protagonistas hacia la violencia a su más que evidente fascinación por todos los lujos que contiene el establecimiento donde se han escondido. Imprescindible para tratar de entender las complejidades del mundo presente.

El antepenúltimo mohicano

Park City, Utah.

Más en el blog: Algunos de los mejores papeles de Amy Adams para celebrar su cumpleaños

Posts Más Recientes