April Fools’: las grandes comedias gamberras

Nosotros tenemos el día de los inocentes y los estadounidenses tienen el April Fools’, temporada de bromas y camelos que en el séptimo arte tienen su correspondencia con la comedia gamberra, un subgénero que no podemos señalar que haya dejado grandes joyas pero sí cintas deudoras de su tiempo, que definieron a las juventudes coetáneas y, en las que proliferaron a comienzos de centuria, a una sociedad que comenzaba a abrazar el mundo digital. Precisamente la falta de comunicación siempre ha sido uno de los temas estrella de la temática, como también lo son la familia, la amistad y el vértigo ante un futuro incierto. O nada de eso. Porque muchas simplemente buscan entretener. Y vaya si lo consiguen. A continuación, elegimos nuestras cinco películas preferidas para pasar un fin de semana gamberro… y en casa.

Supersalidos, 2007

Uno de los primeros grandes éxitos de la factoría Apatow que encumbró a sus dos actores principales. Catorce años después, y contra pronóstico, de ese dueto conformado por Michael Cera y Jonah Hill, ese este último el que sigue en lo más alto de la industria, consiguiendo roles de enjundia y afrontando las temporadas de premios como outsider. Quién lo iba a decir, y más cuando Cera se convirtió en una estrella gracias a Scott Pilgrim contra el mundo (2010). En el filme de Mottola, además, descubrimos a otra actriz fantástica: Emma Stone. Un clásico generacional devenido confluencia de talento.

Anchorman, 2004

Ya viendo el fotograma que acompaña este apartado uno no puede evitar, al menos, sonreír. Es el efecto Will Ferrell, un actor, con los resultados de taquilla en la mano, mejor considerado en su país natal y que es sinónimo de ironía y diversión. En este filme, él encarna a un presentador de noticias –en EE.UU. se estila el concepto Anchorman, como una versión anterior y razonada de influencer en el universo de la comunicación—, Ron Burgundy, líder de audiencia en San Diego, que se embarca en una pelea con una nueva compañera en la cadena que porta la bandera del feminismo. El resultado no puede ser más hilarante.

Desmadre de padre, 2012

A estas alturas, cualquier cinéfilo que se precie es consciente de que Adam Sandler no solo es un actor de comedias familiares. Paul Thomas Anderson y los hermanos Safdie han mostrado al público el talento de uno los mejores actores estadounidenses del momento. En su vis cómica, al igual que Ferrell, sigue siendo un referente. Al menos en Norteamérica. Su filmografía está llena de títulos de la temática. Entre ellos, nos quedamos con Desmadre de padre, un trabajo que, tras su aparente superficialidad, esconde una reflexión sobre la familia contemporánea.

Las alucinantes aventuras de Bill y Ted, 1989

Otros dos clásicos, esta vez como dueto indisoluble, son Keanu Reeves y Alex Winter, que dan vida a los protagonistas del título, dos adolescentes a punto de graduarse que comparten el gusto por la música rock. La incertidumbre del paso a la adultez y la camaradería son el leitmotiv de esta primera película de la serie –el año pasado llegó la cuarta, con los protagonistas ya con canas y arrugas— erigida clásico de culto.

Resacón en Las Vegas, 2009

Finalizamos con la madre de todas las fiestas…  y su correspondiente indisposición mañanera. El filme de Todd Phillips fue una sensación en su estreno, que correspondía a todo tipo de masculinidades. Bradley Cooper, Ed Helms y Zach Galifianakis lideran el reparto de esta comedia gamberra convertida en paradigma, dotada de momentos gloriosos que daban lustre a otro género denostado como son las buddy movies. Tuvo su consiguiente secuela, que estaba a la altura; y sus versiones femeninas. Estamos seguros que volveremos a tener en pantalla a este grupo de amigos.

El antepenúltimo mohicano

Park City, Utah.

Posts Más Recientes