Cheyenne y Lola: 5 motivos para montar una banda de delincuentes femenina

Tras la celebración del décimo aniversario de la llegada de SundanceTV con toda una serie de actos y artículos conmemorativos, continúa su apuesta por estrenar en nuestro país las mejores ficciones internacionales que se salen de los cauces habituales.

Un gran ejemplo es el estreno de la serie francesa Cheyenne y Lola una gran historia sobre dos mujeres perdedoras en la vida que, tras un gravísimo incidente, deciden unir sus destinos para intentar devolver y vengarse de todas las malas jugadas que les han hecho los múltiples hombres que se han cruzado y destrozado sus vidas.

Su ascenso en el escalafón criminal de las mafias que controlan el tráfico de todo tipo que cruza el Canal de la Mancha es el centro de este gran estreno, que llegará a las pantallas de SundanceTV el viernes 22 de octubre a las 22:30, por lo que nada mejor que darte cinco razones para que no te pierdas esta excelente novedad otoñal.

1. Dos mujeres muy diferentes de origen y clase

Cheyenne es una tatuadora treintañera que se gana la vida haciendo tareas de limpieza en los ferris que unen Francia y el Reino Unido para cumplir su sueño de abrir un salón de tatuajes. El problema es que solo hace tres meses que ha salido de la cárcel por un tema de tráfico de drogas y tiene que malvivir en una caravana desvencijada, además de sacar algún dinero extra limpiando casas o lo que se tercie para salir adelante.

Por el contrario, Lola es una joven parisina, superficial y pendiente exclusivamente de su imagen, que llega al Norte de Francia acompañando a su amante, un experto en estafas piramidales que le paga todos sus caprichos y le mantiene su alto nivel de vida a cambio de ejercer de mujer florero.

Ambas no parecen predestinadas a encontrarse en la vida hasta que un acontecimiento les cambia completamente su destino.

2. La vida puede cambiar en un instante

En una de sus labores de limpieza por las casas de esa zona costera de Calais, Cheyenne observa de forma involuntaria como Lola acaba accidentalmente con la vida de la mujer de su amante y, ante el temor de que pueda ser implicada en esa muerte por su pasado criminal, decide ayudar a la desesperada Lola para ocultar el cadáver e intentar salir de ese enorme marrón.

Cheyenne decide recurrir a la ayuda de un conocido mafioso local para hacer desaparecer el cuerpo sin dejar rastro, pero a cambio de ese favor va a tener que volver a colaborar de nuevo en temas de contrabando entre Francia y Gran Bretaña, aprovechando su trabajo de limpiadora de ferris, lo que la pone en una situación muy comprometida.

Mientras tanto, Lola se encuentra abandonada a su suerte por su amante, sin ingreso alguno y aterrorizada por el crimen que acaba de cometer, por lo que no duda en juntarse como una lapa a Cheyenne, para que le saque de su pozo particular.

3. Dos personajes femeninos y un destino

Esa muerte inesperada es el punto de partida que les obliga a unir sus fuerzas a pesar de todas sus enormes diferencias para intentar sobrevivir y progresar en ese mundo portuario y fronterizo del norte de Francia, enfrentándose a todos sus enemigos masculinos como si estuvieran en un western, en el que aprovechan sus armas como la inteligencia o la seducción para conseguir sus objetivos.

Su capacidad de pasar desapercibidas al ser menospreciadas por los hombres les permite ir montando sus propios chanchullos que les reportan cada vez más dinero pero que, a la vez, las enfanga cada vez más en un camino sin retorno que demuestra ese dicho “no puedes engañar a todo el mundo durante todo el tiempo”.

4. Tres mujeres en Estado de Gracia

Cheyenne y Lola tiene a tres mujeres al mando de todas las operaciones, las dos actrices protagonistas y la creadora Virginie Brac, una de las mejores guionistas francesas tras ser responsable de algunas de las mejores temporadas de la fabulosa serie policial Engrenages y más recientemente de Cannabis o Insoupçonnable, el remake francés de La Caza.

Al ser seleccionada su serie para la sección oficial de Cannesseries, la propia creadora aparece en esta pieza promocional de su serie para el festival.

Si has visto alguna serie o película belga es difícil que no te hayas encontrado con el rostro de Verle Baatens, la actriz belga más popular capaz de actuar en varias lenguas sin ningún problema como demostró en la genial Tabula Rasa en su flamenco natal o en esta ocasión como la marginal Cheyenne en francés con acento del norte. Verle Baatens es una gran actriz y en esta ocasión no ha dudado en cambiar radicalmente su imagen para ponerse al servicio del desastre que es Cheyenne en todos los aspectos, pero que no duda en ir hacia la luz en cuanto ve un resquicio para salir de su oscuridad personal.

A su lado Charlotte Le Bon está esplendida como la evanescente y superficial Lola, una mujer que siempre tiene la necesidad de estar dependiendo de alguien, su amante al principio de la historia y posteriormente Cheyenne. Nacida en Montreal, Le Bon ha sido una supermodelo durante bastantes años para pasar a trabajar como actriz a las órdenes de reputados directores como Lasse Hallström o Robert Zemeckis y forma una espléndida pareja en la pantalla con Verle Baatens.

5. El lado oscuro del Canal de la Mancha

La separación marítima que marca el Canal de la Mancha entre Francia y Gran Bretaña ha sido objeto de alguna ficción interesante como The Tunnel pero en el caso de Cheyenne y Lola profundiza mucho más en la desesperación de las personas que subsisten en esa zona fronteriza, esperando que un golpe de suerte les permita cambiar su vida.

Ese colectivo no solo está formado por los emigrantes dispuestos a cualquier cosa para colarse en algún transporte que les permita llegar a la ansiada Inglaterra, sino que en el caso de Cheyenne y Lola se centra en el lumpen francés que se concentra en zonas absolutamente degradadas de caravanas y casas portátiles, lejos de las mansiones y urbanizaciones de la zona.

Ese retrato de los franceses olvidados y abandonados por el sistema a los que representa de forma magnífica el personaje de Cheyenne, se adentra en un terreno apenas representado en las series francesas haciéndolo de una manera dura y sin tapujos, donde todos pueden traicionar a todos por un plato de lentejas hasta llegar a un final completamente impredecible.

EPÍLOGO

Si disfrutas con los thrillers femeninos con una base de denuncia social y muy ‘noir’,tienes una cita ineludible con Cheyenne y Lola a partir del próximo viernes 22 de octubre en SundanceTV, por lo que para hacer boca te dejo con el tráiler promocional de su estreno español.

Lorenzo Mejino

Más en el blog: SundanceTV estrena en exclusiva Cheyenne y Lola, seleccionada en CannesSeries y Series Mania

Posts Más Recientes