El amor está en el aire: películas románticas (e indies) que rompen normativas

No hay nada menos indie –y más hortera— que el día de San Valentín. Con esto tampoco vamos a caer en declaraciones genéricas sobre la cotidianidad, el amor y las relaciones. Tampoco lo hacen las películas que presentaremos a continuación. Filmes que tratan el romance huyendo de las normativas sociales imperantes, apelando a su espíritu primario: honestidad, ternura, respeto, pasión y empatía. Visiones enormemente emocionantes; también divertidas y epatantes. Esta es nuestra selección romántica (e indie) para celebrar los próximos días… o no:

Las sesiones (2012)

Que su cartel de «basado en un hecho real» inicial no les asuste. No estamos ante una «peli de tarde» pese a sus formas modestas. El filme de Ben Lewin, que ganó el premio del público del Festival de Sundance y consiguió dos nominaciones a los Globos de Oro y una candidatura al Oscar para sus dos actores, es un precioso alegato sobre el romance no-normativo, representado por un periodista tetrapléjico y una terapeuta sexual que se encarga de su educación postural. Una película que subraya con enorme valor que lo que importa en esta vida, más allá de tu condición, es Sentir. Las sesiones es cercana, divertida y, ante todo, muy emocionante. Helen Hunt y John Hawkes están increíbles.

Langosta (2015)

Tratándose del griego Yorgos Lanthimos, hablamos de extravagancia e imágenes y contextos codificados. Todo para contarnos lo que significa amar: arriesgar, huir y probablemente no-ver. Colin Farrell y Rachel Weisz son los protagonistas de este largo donde la anatomía visual corresponde sobremanera al cuerpo narrativo en la que probablemente sea la mejor cinta de su autor –que los fans de Canino nos perdonen. Es la película romántica menos romántica de la historia, eso sí, pero todo lo que plasma en pantalla es real como la vida misma.

Theo y Hugo, París 5:59 (2015)

Hemos estado tentados de añadir Weekend (2011) de Andrew Haigh pero nos hemos lanzado con esta magnífica película, desconocida para el gran público. El comienzo no puede ser más espectacular… y explícito. Tras la pasión, asistimos a una maravillosa historia de amor y redención que tiene en el reloj su eje. Y, claro está, visitamos la capital francesa, el mejor lugar posible para enamorarse y escenificar un recuerdo. Olivier Ducastel y Jacques Martineau son los directores de este proyecto que cuenta con actores desconocidos y amateurs.

Lovesong (2016)

Kim So-yong, estadounidense de orígenes surcoreanos, es una de las cineastas predilectas de Sundance. Una hija del certamen de Park City que deslumbró en 2016 con esta historia de amor entre dos mujeres que se sale de cualquier clasicismo narrativo. Jena Malone y Riley Keough están brillantes en este viaje por carretera de dos amigas acompañadas por la hija de una de estas en el que los lazos se van estrechando a medida que surgen las confesiones. Una historia de emancipación emocional, sincera, profunda y, así es, muy Sundance. Es un clásico de culto que fue nominado al John Cassavetes de los Independent Spirit Awards de su año.

                                   El antepenúltimo mohicano

@eamcinema | Park City, Utah.

Más en el blog: El nuevo cine indie británico

Posts Más Recientes