Finlandia: escenario cinematográfico

Los seguidores de Bordertown, cuya tercera y última temporada se estrena este mes de enero en SundanceTV, son testigos de las magnificencias de su escenario, que van más allá de la climatología adversa –tan en boga estos días— y una dirección de fotografía a la altura. La serie finesa está rodada en Lappeenranta, una pequeña villa al sureste del país nórdico, cercana a la frontera occidental de Rusia. No podía ser de otra forma, un triple enmarcado –la localización, el background y, por su puesto, las actitudes extremas de sus protagonistas— sobre el que se mantiene este thriller que ha enganchado a millones de europeos los tres últimos años. Que su narrativa se ubique en Finlandia, dejando a un lado sus paisajes, es un atractivo que poco ha explorado el audiovisual internacional. Como le ocurre con su industria, Suecia, Noruega, Dinamarca y, desde hace una década, Islandia, van por delante, erigiéndose en paisajes recurrentes para todo tipo de géneros. Finlandia queda así como una hermana menor dentro del concierto nórdico, probablemente debido a que sus infraestructuras y lo complejo de su paisaje imposibiliten los rodajes. Sin embargo, tenemos ejemplos, junto a los evidentes de la factoría local –oh, Kaurismäki—, de filmes ambientados en la siempre gélida naturaleza finesa o en la preciosa Helsinki. Aquí van unos cuantos.

Los amantes del círculo polar, de Julio Medem

Una de las obras de culto del cine español, por la que no pasan los años, se rodó parcialmente en la tundra lapona-finesa. Atendiendo al título, pocas opciones tenían. El equipo de Julio Medem optó por el magnetismo de una zona que se extrapola a la narrativa de esta película protagonizada por Fele Martínez, Najwa Nimri y Nancho Novo que compitió en la sección oficial de la Mostra de Venecia.

Doctor Zhivago, de David Lean

Rodar en la antigua Unión Soviética no debía ser fácil. Aunque tu apellido fuera Lean y tu currículum el de uno de los mejores cineastas de la historia. En Finlandia se rodó uno de los grandes clásicos del cine, adaptación de la novela homónima de Boris Pasternak, que obtuvo cinco premios Oscar. Omar Sharif, Julie Christie, Geraldine Chaplin, Alec Guinness, Rod Steiger, Tom Courtenay y Ralph Richardson encabezan el reparto de una producción que sería impensable en estos tiempos. También por su duración: casi 200 minutos de metraje.

Hanna, de Joe Wright

Aunque lo más destacado de la película de Joe Wright fue su banda sonora, a cargo de The Chemical Brothers, el paisaje finés es un elemento esencial en este filme que narra la formación y emancipación de una asesina a sueldo, caracterizada por la sensacional Saoirse Ronan, instruida por su padre (interpretado por Eric Bana). Una obra que pasó más desapercibida de lo debido ya que es un excelente ejercicio de género. Kemijärvi y Ruka fueron dos de las localizaciones en territorio finlandés.

Saraband, de Ingmar Bergman

Uno de los grandes autores escandinavos, Ingmar Bergman, también probó en Finlandia con una de sus últimas películas. Una TV-Movie estrenada en 2003 y protagonizada por Stefan Eriksson y Jesper Holmström que sitúa a los protagonistas de Historias de un matrimonio 30 años después. Su reencuentro en el corazón de la naturaleza dará rienda suelta a las obsesiones habituales del realizador sueco, a propósito de las relaciones y la vejez.

Reds, de Warren Beatty

Como ocurre con el clásico de Lean, estamos ante otro ejercicio de cine hollywoodiense en territorio finés como alternativa a su vecina soviética. Un trabajo bastante pretencioso a cargo de uno de los cineastas del momento en los 80: Warren Beatty. Protagonizada por Diane Keaton, Jack Nicholson, Edward Herrmann, Jerzy Kosinski, Paul Sorvino y el propio Beatty, narra una historia de amor atisbándose el comienzo de la Primera Guerra Mundial. Consiguió el Oscar a mejor dirección.

El antepenúltimo mohicano

Park City, Utah.

Más en elblog: 5 historias Made in USA que no te dejarán indiferente en enero en SundanceTV

Posts Más Recientes