Las mejores películas de Bill Paxton

Un 25 de febrero de hace cuatro años amanecíamos con la triste noticia del fallecimiento de Bill Paxton tras una complicación en lo que parecía una operación rutinaria. Con la muerte de Paxton perdíamos a uno de los rostros emblemáticos del cine estadounidense de los 90, protagonista, coprotagonista y secundario de lujo de un gran número de producciones comerciales devenidas en superhits de la década. Paxton construyó una carrera alrededor del blockbuster pero también se adentró con éxito en el cine independiente y en la televisión. Fue gracias a este último caso cuando recibió las mejores críticas de su dilatada carrera y también las primeras candidaturas a premios, concretamente a los Emmy –por Big Love y A Bright Shinning Lie. Siempre fue un actor solvente que daba lustre a los repartos –formó parte de los elencos de Titanic y Apollo XIII que fueron nominados por el Sindicato de Actores (SAG). Poco le importó esa falta de notoriedad individual a este mítico actor nacido en Texas en 1955. Su rostro ya es parte de la historia reciente de ese cine premilénico que nos sigue haciendo disfrutar en cada sobremesa. A continuación, y como homenaje, elegimos las que son, a nuestro gusto, sus cinco mejores películas.

Tombstone, la leyenda de Wyatt Earp (1993)

Es uno de los placeres culpables para los editores de esta cabecera. Una cinta esclava de su tiempo, desigual, por momentos excesiva, pero igualmente hipnótica y atractiva. Este Western de los 90 reúne a varias estrellas del momento: Kurt Russell, Val Kilmer –dando vida a un gran Doc Hollyday—, Sam Elliot y, por supuesto, Bill Paxton. Los cuatro dan vida a hombres de ley que se verán las caras en una pequeña ciudad de Arizona con unos villanos que buscan venganza. Recreación muy de la época del tiroteo de O.K. Corral, uno de los episodios estrella del viejo Oeste.

Mentiras arriesgadas (1994)

Cuando recordamos esta mítica película de James Cameron se nos viene a la mente el momento en el que Arnold Schwarzenegger fantasea con partirle la cara al tipo que aparentemente se está ligando a su esposa. Ese tipo está interpretado por Bill Paxton, que da vida un granuja de poca monta y mucha labia que se verá metido en un buen lío. Como el resto de protagonistas del filme, por otra parte. Es una de las cintas más sorprendentes de los 90, erigida obra de culto.

Apollo 13 (1995)

Es probablemente el filme más prestigioso de su filmografía. Paxton comparte planos con Tom Hanks, Kevin Bacon, Gary Sinise y Ed Harris en la recreación de esta epopeya espacial que supuso el final de los viajes a la Luna por parte de la NASA. Un filme que obtuvo nueve nominaciones al Oscar –entre ellas las de mejor película— y que es, por méritos propios, un clásico del género.

Twister (1996)

Otro clásico del cine comercial. En este caso Paxton da vida un científico que pasa su vida buscando hallar el secreto de los tornados a la vez que intenta recuperar el amor de su expareja (Helen Hunt). Un filme de Jan De Bont que traslada a la imagen la prosa de Michael Crichton. Un largometraje que es un compendio del cine de la década y que contó con unos brillantes efectos especiales que no desentonan veinte años después.

U-571 (2000)

Cerramos este listado con una propuesta de ese subgénero bélico que es el cine de submarinos, también una cita recurrente durante la antepenúltima década. En este caso, Paxton le devuelve el contraplano a un joven por entonces Matthew McConaughey, que lidera el elenco de un filme ambientado en la Segunda Guerra Mundial y que narra el intento de conquista del U-571 un submarino alemán clave para las comunicaciones nazis en pleno auge del código Enigma.

El antepenúltimo mohicano

Park City, Utah.

Más en el blog: 5 razones para sumergirte en Floodland

Posts Más Recientes