Las mejores películas de István Szabó

¿Se imaginan trabajar durante 70 años? En España, entre crisis, sindicatos e idiosincrasia local, sería una quimera pero es lo que lleva haciendo el que probablemente sea el cineasta húngaro más importante de todos los tiempos: István Szabó. Eso sí, una carrera dilatada pero no copada de títulos. Su primera obra, un cortometraje (A Hetedik Napon), data de 1959, desde entonces ha firmado dieciocho largometrajes, una cifra bastante modesta, debido a los numerosos lapsos laborales de este realizador nacido en Budapest en 1938. Una falta de regularidad que quizá le ha privado de un mayor reconocimiento por parte de las diferentes generaciones de cinéfilos, tocados por su fastuosa puesta en cuadro. Algo que, por otra parte, lo ha llevado a ser considerado un autor de culto. Actualmente, Szabó sigue en activo sentando cátedra; creando películas menores o pequeños proyectos cuasi televisivos. Es una institución digna de estudio. Aprovechando la efeméride de su cumpleaños, les presentamos cinco filmes que no deberían perderse para ubicar a este veterano director, pura historia del siglo XX audiovisual.

Padre (1966)

Con su segundo largo, Szabó nos ofrece un impresionante lienzo de la posguerra en una Budapest reducida a escombros que inicia su proceso de reconstrucción. Todo desde los ojos de un joven que ha idealizado a su padre fallecido y lo sigue viendo como un fantasma. Un drama que besa la comedia y el surrealismo y que emociona a la vez que retrata los efectos de yugo soviético en Europa del Este.

Bizalom (1980)

Filme que obtuvo la nominación al Oscar a mejor película de habla no inglesa que relata la relación por conveniencia entre dos desconocidos que se harán pasar por pareja para evitar la deportación por parte de los nazis en la II Guerra Mundial. Por supuesto, la frialdad se irá tornando en complicidad en este drama romántico bastante rompedor en su fecha de estreno.

Mephisto (1981)

Dibujo de la maldad en la que es la mejor película de Szabó. En Mephisto nos adentramos en los intersticios del nazismo para conocer a un ambicioso actor de teatro que hace todo lo posible para algo más que sobrevivir en un mundo de acento germánico. Klaus Maria Brandauer hace una interpretación excepcional como este hombre de artes que no duda en ser más cruel que sus captores.

Coronel Redl (1984)

Otra impresionante película encuadrada dentro de la trilogía sobre el Imperio Austro-Húngaro. En Coronel Redl, de nuevo un excepcional Brandauer da vida a un oficial con una excelente hoja de servicios dentro del departamento de contraespionaje en Austria a finales de la segunda década del siglo XX. Sin embargo, hay un secreto que intenta que no salga a la luz en momento alguno, ya que supondría su muerte: su homosexualidad. Un filme magnífico, con una puesta en escena colosal.

Sunshine (1999)

El Szabó más contemporáneo hizo incursiones en el cine anglosajón. Quizás su mejor película sea esta Sunshine, una cinta académica en sus formas pero dotada de numerosos hallazgos visuales concebida a mayor gloria de su actor principal: Ralph Fiennes, acompañado por intérpretes como Rosemary Harris, Rachel Weisz, Deborah Kara Unger, William Hurt, Jennifer Ehle y Molly Parker. De nuevo, la historia de Europa a través de tres personajes caracterizados por el propio actor británico. El filme fue nominado al Globo de Oro a mejor drama.

El antepenúltimo mohicano

Park City, Utah.

Más en el blog: 5 razones para sumergirte en Floodland

Posts Más Recientes