Las mejores películas de Juliette Binoche

Hablar de Juliette Binoche es hacerlo de la gran actriz francesa contemporánea. Un rostro familiar que ha campado por nuestras retinas durante ya tres décadas. Su apellido, su rostro, son rúbricas de la historia del cine de autor de nuestro tiempo, asociados a los grandes directores de nuestra era. Denis, Kieslowski, Assayas, Koreeda, Dumont, Kawase, Haneke, Szumowska, Kiarostami, Hsiao-Hsien, Minguella, Ferrara, Boorman, Leconte, Akerman, Malle, Carax… Pocos intérpretes han tenido la posibilidad de trabajar con el mentado listado de autores, la vanguardia autoral que ha marcado el ritmo fílmico de finales del siglo XX y comienzo del XXI. Binoche ha sido parte fundamental de esos trabajos. Pensar en el cine francés es hacerlo en Binoche. Es hacerlo en su elegancia, en su versatilidad y, ante todo, en su capacidad para dibujar mujeres que superan entornos frágiles. Ella es una de las protagonistas del nuevo ciclo de SundanceTV titulado «Mujeres de cine». Conceptos que forman el encabezado que son sinónimos de Binoche.

A continuación, en un complejo ejercicio, elegimos las cinco mejores interpretaciones de esta actriz nacida en París en 1964.

High Life, de Claire Denis

Presentada en la sección oficial del Festival de San Sebastián, la última película de Claire Denis, protagonizada por Robert Pattinson, Mia Goth y la propia Binoche pasó demasiado desapercibida a posteriori tanto en la cartelera como en las ágoras críticas. Estamos sin duda ante una de las grandes joyas de la ciencia-ficción distópica de los últimos años, que bebe de los clásicos rusos del género. Binoche está imponente como dominatrix de este contenedor –en el amplio sentido de la palabra— espacial.

Un sol interior, de Claire Denis

De nuevo junto a Denis pero en un papel totalmente distinto: el de una artista al que el amor le esquiva y a la que la soledad le abruma en su día a día. Una obra elegante, discursiva y tierna, que aborda esa sensación ligada a la adultez de desubicación social permanente. Como la cinta anterior, mereció mejor suerte. El cine de Claire Denis es, por sensibilidad, sinónimo de clásico inmediato.

Viaje a Sils Maria, de Olivier Assayas

En esta colaboración con Olivier Assayas se enfrenta en un excelente duelo interpretativo con la infravalorada Kristen Stewart. El resultado es memorable. Un retrato sobre la interpretación, el tiempo y la fragilidad del actor sensacional, que despliega una serie de temas que van desde el existencialismo hasta la identidad. Una gran película con dos grandes actrices.

Copia certificada, de Abbas Kiarostami

Kiarostami son palabras mayores. Echamos mucho de menos al autor iraní, clave para el devenir del cine de autor contemporáneo. Su trabajo con Binoche en Copia certificada es estupendo. El filme narra el encuentro fortuito en la Toscana entre un escritor inglés y una galerista francesa. Ambos pasarán una jornada juntos en la que debatirán sobre la vida y las inseguridades que la articulan. Binoche consiguió el premio a la mejor actriz del Festival de Cannes por este rol.

Caché, de Michael Haneke

Binoche caracteriza a la matriarca de esta familia co-encabezada por el personaje encarnado por Daniel Auteuil, vivo retrato de la burguesía francesa de principios de siglo. Su acomodada vida cambiará cuando comiencen a recibir mensajes encriptados y símbolos a través de cartas y llamadas. Un retrato sobre la negación y la culpa cimentado sobre un ejercicio de tensión impresionante. Para esta cabecera la mejor película del cineasta austríaco.

El antepenúltimo mohicano

Park City, Utah.

Posts Más Recientes