Las nuevas voces femeninas del cine mexicano

La pasada edición de la Berlinale, la número setenta y dos, que concluyó hace un par de semanas, corroboró una afirmación que ha ido emergiendo en los últimos años: el cine mexicano crece, en efecto, pero también lo hace desde el punto de vista femenino. La industria del país norteamericano ha visto durante este siglo XXI que tres de sus cineastas se han convertido en popes de Hollywood –hablamos de Cuarón, Del Toro e Iñárritu, lógicamente); paralelamente, cineastas como Michel Franco, Carlos Reygadas, Amat Escalante, Gerardo Naranjo o Alonso RuizPalacios se han convertido en imprescindibles en el circuito de festivales, formando parte de las competiciones de los principales festivales del mundo. Por suerte, esta corriente ha encontrado una correspondencia directoral femenina, que recoge la mirada de una generación de mujeres atrapada por su entorno. Autores como Jorge Pérez Solano –con La tirisia (2014)— o recientemente Juan Pablo González –con la notable Dos estaciones (2022), presentada en el Festival de Sundance—, han abordado el universo femenino en las zonas deprimidas del interior mexicano. Sin embargo, ha sido una nueva camada de directoras la que le han insuflado vida y eco a una perspectiva que intenta capturar la emancipación de una generación.

A continuación, les presentamos a los cuatro nombres claves de esta ola

Tatiana Huezo

El formato documental nos descubrió la obra de una cineasta obsesionada con visibilizar la realidad de la mujer en el México contemporáneo, siendo Tempestad (2016) la cinta clave de su filmografía. En ella abordaba cómo la violencia se cebaba con las mujeres sin impunidad en el país norteamericano. Una violencia que aparece en el subtexto de su debut en la ficción, Noche de fuego, auspiciado por Netflix y que ha sido semifinalista por el Oscar a mejor película internacional.

Alejandra Márquez Abella

El citado al inicio Festival de Berlín ha supuesto un nuevo paso en la carrera de Alejandra Márquez Abella, cineasta con tres largos y una participación notable en el serial Narcos: México, que cuenta con las mejores firmas del país para retratar el auge, caída y supervivencia del narcotráfico mexicano. Su último filme, El norte sobre el vacío, se presentó recopilando buenas opiniones en Panorama de la Berlinale. Ojalá eso le procure una buena distribución en Europa para una directora que ya destacó con Las niñas bien (2018).

Betzabé García

Realizadora muy joven, 32 años, que con dos cortos y un largo documental ha llamado la atención de la industria anglosajona. De hecho, Variety la incluyó dentro de la lista de promesas cinematográficas de la próxima década. Son los efectos de Los reyes del pueblo que no existe (2015), un retrato sobre la prevalencia de lo rural en un mundo que se empeña en vaciar su interior y favorece la migración a las grandes urbes.

Natalia López

Al igual que Márquez Abellán, Berlín es una plaza muy especial para Natalia López, editora habitual de autores como Carlos Reygadas, Lisandro Alonso o Amat Escalante, y que ha debutado en el largo con la notable Manto de gemas. De nuevo con la ruralidad mexicana como eje para describir la búsqueda desesperada de una mujer en un mundo en descomposición. El sujeto a buscar es su hermana, desaparecida semanas atrás. Como en trabajos anteriormente citados, la violencia es el motor de un subtexto que delinea la dura realidad para la mujer en México.

                                   El antepenúltimo mohicano

@eamcinema | Park City, Utah.

Más en el blog: SundanceTV reivindica a la mujer en el cine con Creadoras

Posts Más Recientes