Las películas esenciales de Sofia Coppola

Nos apasiona Sofia Coppola. Incluso la segunda parte de su filmografía, que atañe a la pasada década del siglo XXI, menor en comparativa, nos parece altamente reivindicable. Cierto es que era complicado mantener el nivel de sus dos primeras películas, Las vírgenes suicidas y Lost in Translation, pero sus últimos filmes mantienen esa mirada clarividente de la contemporaneidad adaptada a narrativas ubicadas en otras cronologías –como es el caso de The Beguiled (2017).

On the Rocks, que se estrenó el año pasado en plataformas, buscaba retomar ese espíritu primigenio que encontró en la masterpiece Lost in Translation el himno perfecto. Sin la misma suerte, al menos mediáticamente, aunque, como el resto de su obra, es una cinta muy disfrutable. Justamente, la segunda película de Coppola se emitirá el próximo domingo (22:30h) en SundanceTV y, si no lo han visto, no saben cuánto les envidiamos por verla por primera vez. Para prepararlos, presentamos las bases de la filmografía de esta directora neoyorquina que respiró cine desde su nacimiento.

Las vírgenes suicidas, 2000

Aunque es una producción de 1999, fue en el año 2000 en el que se expandió este maravilloso coming of age que nos descubrió a una actriz colosal: Kirsten Dunst. El filme relata las experiencias en la pubertad y la adolescencia de las hermanas Lisbon en un barrio residencial típico estadounidense en los años 70. Por supuesto, nada resulta perfecto, y más cuando Cecilia, de doce años, se suicida. Un coming of age fuera de cánones que cuenta con un reparto sensacional. Es un clásico con todas las letras.

Lost in Translation, 2003

Obra fundamental del cine independiente americano contemporáneo. Consiguió la nominación al Oscar a mejor película –nada puedo hacer contra la última parte de la trilogía tolkieniana de Peter Jackson— y se erigió en el estandarte de una generación. Este largometraje nos descubre la relación por accidente de dos extraños en Tokio: una joven casada con un fotógrafo que ha ido a la capital nipona a hacer un reportaje y un actor en decadencia. Dos extraños en un mundo indecodificable, que encuentran el uno en el otro esa vía de escape a una existencia cada vez más compleja. Bill Murray y Scarlett Johansson están increíbles. Y tiene uno de los finales más memorables de la historia el cine.

María Antonieta, 2006

A partir del éxito de Lost in Translation, el cine de Coppola entró en una vorágine divisoria para especialistas y público. Es lo que tiene fabricar obras maestras. Todo lo que tiene que llegar a partir de entonces tiene que estar a una altura similar. No es el caso de esta magnífica cinta protagonizada por Kirsten Dunst que retrata las semanas previas a su muerte de María Antonieta, una noble a contracorriente en una época de cambio. El filme rebosa fastuosidad, erotismo y gusto. Es como su ópera prima, un coming of age fuera de norma.

Somewhere, 2010

Más madera para sus detractores. Y más obteniendo el León de Oro de la Mostra de Venecia. En este filme descubrimos a la menor (y la mejor) de las hermanas Fanning: Elle. Ella da vida a la hija de un actor muy venido a menos que pasa su día a día entre piscinas y fiestas. Siempre en la más absoluta soledad. Un magnífico dibujo sobre la cotidianidad y el hastío que, como Lost in Translation, tiene un bellísimo final. Somewhere es un largometraje a reivindicar.

El antepenúltimo mohicano

Twitter: eamcinema / Park City, Utah.

Más en el blog: 5 películas que han hecho de Elle Fanning una musa del cine indie actual

Posts Más Recientes