Los mejores trabajos de fotografía cinematográfica de 2021

Comenzamos nuestro habitual resumen de lo mejor del año con un artículo que siempre disfrutamos: el de mejores trabajos de dirección fotográfica. Una labor bastante compleja porque hay que separar el esteticismo de la estética narrativa; las decisiones visuales que forman parte de la historia de las que son un mero aderezo de esta. Hoy en día, cualquier largometraje, ya sea de ficción o no-ficción, cuenta con un apartado fotográfico de nivel. Muchos camarógrafos, operadores y DOP de prestigio desarrollan su trabajo no solo en grandes producciones, también en productos de géneros menos intensos en los que no es esencial un trabajo de iluminación y creación de atmósfera y, sin embargo, ahí están. La prueba la encontramos con la labor de Vittorio Storaro en los últimos filmes de Woody Allen, en los que su filmografía ha alcanzado un virtuosismo visual inédito durante gran parte del siglo XXI. Dicho esto, a continuación, les presentamos los cuatro trabajos, a nuestro juicio, más relevantes presentados este 2021.

Róbert Maly, por Preparativos para estar juntos un periodo de tiempo desconocido

Es una de las grandes sorpresas del año estrenadas en nuestro país. Empero no le fue nada bien en taquilla a la ganadora de la Espiga de Oro de 2020, una cinta dirigida por la magiar Lili Hórvat. Un romántico de narrativa particular que cuenta con una dirección de fotografía colosal, que envuelve este críptico trabajo sobre el inicio de una relación entre personas que han alcanzado la madurez. Róbert Maly, también húngaro, ha desarrollado toda su carrera en la modesta industria del país centroeuropeo, con salidas al mundo televisivo. Su trabajo para el filme de Hórvat es el más ambicioso de su filmografía. Está rodado en 35mm con una Arricam LT y Arricam ST en relación de aspecto 1:85:1.

Andrew Droz Palermo, por El caballero verde

Separar fondo y forma en la nueva película de David Lowery es imposible. Ambas son claves para que esta propuesta fantástico-medieval llegue a buen puerto. Para EAM es una de las mejores películas de este 2021, en parte gracias al trabajo de Andrew Droz Palermo, un habitual del cine independiente, con excelentes participaciones en filmes como Tú eres el siguiente (2011), A Teacher (2013) y A Ghost Story (2017). Palermo rodó El caballero verde en digital con una Arri Alexa 65 con lentes Arri Prime DNA en 1:85:1. Un trabajo que tuvo una segunda vida en la mesa de montaje, ya que se volvieron a rediseñar efectos especiales durante el confinamiento global.

Greig Fraser, por Dune

El nuevo proyecto de Denis Villeneuve no puede ser más cuestionable en cuanto a sus formas y concepción pero, sin embargo, lo que está fuera de toda dudas es su diseño fotográfico, sobre todo en lo que concierne a la creación de Arrakis y los elementos que componen el planeta. Su DOP es Greig Fraser, nominado al Oscar en 2016 por Lion. El encargado de la fotografía de la próxima entrega de The Batman utilizó en Dune cámaras Arri Alexa LF IMAX y Arri Alexa Mini LF IMAX. Todo grabado en digital y con aspect ratio para cines –variable tanto en su edición blu-ray como en su traslación a plataformas— de 2.39:1.

Claire Mathon, por Spencer

A esta fantástica camarógrafa francesa la podíamos haber incluido por su colaboración con Céline Sciamma en Petite Maman, una de las mejores películas del curso. Sin embargo, nos decantamos por su labor para Pablo Larraín, lo más destacado de este irregular biográfico sobre Diana Spencer, Lady Di. Su fotografía poco saturada y su halo onírico destacan sobremanera en este trabajo al servicio de la interpretación/simulación de Kristen Stewart. Mathon grabó en 16mm y 35mm con tres modelos de Arricam y relación de 1:66:1. La película utilizada, una Kodak Vision3, busca darle esa aura nostálgica a una obra que pueden encontrar en cines en la actualidad.

El antepenúltimo mohicano

Park City, Utah.

Más en el blog: Partisan: 5 razones para infiltrarte en una granja ecológica

Posts Más Recientes