Pacificadores en el cine

La figura del pacificador en el cine de los últimos treinta años nos habla del momento socio-ideológico que se vivía en diferentes segmentos. Si en los noventa el «pacificador» no dudaba en empuñar un arma y hacer volar por los aires toda intermediación posible; y en la primera parte del siglo XXI nos encontrábamos ante una figura devorada por una realidad oculta, que chocaba con los ideales de un individuo anclado en la búsqueda de Utopía; en la segunda década del siglo XXI el mediador, el pacificador, tiene un rol más ajustado a lo que conocemos: el sostén entre dos ideas que buscan prevalecer y devorar a la otra. Un sostén que sobrevive a una tensión asfixiante y que solo otorga tiempo a un hecho que se consumará más temprano que tarde.

Coincidiendo con el estreno en el canal de la serie The Peacemaker, elegimos cuatro películas para un plan de fin de semana con la figura del pacificador como eje. Cuatro propuestas cada cual más diferente y que van desde trabajos de estudio al cine de autor más inspirado.

QUO VADIS, AIDA, 2020

Aunque la protagonista de esta gran película de Jasmila Zbanic es una intérprete de la ONU que marcha hacia Bosnia Herzegovina en pleno conflicto en los Balcanes como apoyo lingüístico, pronto se verá obligada a ser más que una testigo en el preludio de la matanza de Srebrenica, genocidio acontecido en Europa en 1995 del que Occidente no se avergonzó lo suficiente. La carrera de Zbanic ha pivotado al completo sobre el asesinato de sus conciudadanos a manos del ejército serbio; esta es, sin duda, su mejor película. Estuvo nominada este año al Oscar a mejor película internacional. Es tremenda.

EL PACIFICADOR, 1997

En los 90, Mimi Leder fue una de las llamadas artesanas de los grandes estudios que puso su rúbrica a un buen número de éxitos del box office. Esta propuesta creada a mayor gloria de unos pujantes por entonces Nicole Kidman y George Clooney, sin embargo, no tuvo la mejor de las acogidas pese a que era un producto bastante efectivo. Ambos dan vida a una funcionaria del estado y a un oficial del ejército que deberán evitar un conflicto relacionado con el contrabando de armas y que tiene una posible guerra nuclear como fondo. Un trabajo alimenticio donde la acción es la base de su narración.

EL NEGOCIADOR, 1997

Mucho más interesante es este largometraje donde el icono de la comedia de acción Eddie Murphy se pasa a la intriga psicológica. Murphy da vida a un mediador de secuestros en San Francisco que deberá lidiar con un alterado Michael Rappaport en este trabajo de la mítica Touchstone Pictures para Buena Vista Pictures. Una cinta dirigida por Thomas Carter que anunciaba el viraje de Murphy hacia tramas más serias y lo que eso supuso: su salida de la primera línea.

NEGOCIADOR, 2014

Cerramos este listado con una película española, dirigida por Borja Cobeaga y presentada en el Festival de San Sebastián de 2014. Una sátira bastante lograda sobre el conflicto vasco que tiene a un inspirado Ramón Barea, encarnando a un político vasco, como interlocutor en las negociones del gobierno español con ETA. Su humor negro y su ironía nos brindan momentos sensacionales. Es una de las mejores comedias españolas del siglo XXI.

El antepenúltimo mohicano

Park City, Utah.

Más en el blog: SundanceTV estrena en exclusiva la serie finlandesa Peacemaker

Posts Más Recientes