Por qué hay que ver Desconectados en SundanceTV

No podría ser de otra forma. O es con amor o no se hace. Y el equipo programático de SundanceTV ha apostado por la calidad en el ciclo que celebra esta nueva edición del Sundance Film Festival. Una selección de películas que han destacado en Park City en el último lustro y en la que merece la pena bucear y descubrir todo tipo de narrativas. La semana pasada os hablábamos de obras como Columbus o ¿Estamos solos? Y hoy llega el turno de esta Ferrugem (o Desconectados) que destacó sobremanera hace tres años en el certamen indie por excelencia.

«Tati es una chica de 16 años, alegre y vivaz, a la que le gusta compartir sus momentos felices en las redes sociales. Renet pertenece a una familia donde las cosas no se hablan sino que se sugieren, y la mayoría de las veces en silencio. El asunto no hablado entre padre e hijo es la marcha de la madre de Renet, que dejó a David, su ex marido, cuidando solo del niño. David es profesor en la misma escuela donde estudian Tati y Renet. El tema candente en la escuela es un vídeo compartido entre los alumnos en el que la chica aparece en una situación comprometida», reza la sinopsis oficial del filme. Desconectados tuvo su primer paso en Park City, dentro un larguísimo recorrido: Seúl, Galway, Tesalónica, Luxemburgo, La Habana, Horizontes Latinos del Festival de San Sebastián… Sus dos actores protagonistas, Tifanny Dopke y Giovanni de Lorenzi, fueron nominados a los premios Guaraní que otorga la academia brasileña de cine. Con ellos no terminan las virtudes de este largometraje: estas son las razones por las que no deben perderse Desconectados:

Porque está dirigida por uno de los grandes directores brasileños

Aly Muritiba ha dejado de ser una promesa para convertirse en una gran realidad del audiovisual brasileiro. Este director nacido en Bahía hace 42 años ha tocado todos los palos posibles: cortometraje, documental, antologías y propuestas polidirectorales. Desconectados es su segundo largo –de los tres que componen su filmografía en solitario. El primero Para Minha Amada Morta (2015), un trabajo que obtuvo una excelente acogida. Incluso formó parte de la selección de Horizontes Latinos del Zinemaldia. Su tercer filme es Deserto Particular (2021), la cinta que mejores críticas ha recogido en su carrera y a la que la pandemia ha relegado al circuito underground.

Porque profundiza sobre las interacciones sociales del siglo XXI

Desconectados habla del modelo de interacción social que llegó con las redes sociales. El abuso de estas ha convertido a la era de la comunicación justo en lo contrario: dos mundos separados por una pantalla, con todas las desventajas y terrores que lo acompañan. Un modus vivendi que en el caso de Tati y Renet les servirá como acercamiento pese a haber estado casi toda una vida a apenas unos metros de distancia. Todo se desarrolla paralelamente a un caso de exposición privada en el instituto al que asisten.

Porque es una pequeña historia de amor

Pese a que los códigos expuestos son reconocibles y el filme, al fin y al cabo, no deja de ser una denuncia de los nuevos estándares sociales, hay que decir que la propuesta de Muritiba tiene alma en la ingenuidad de esos dos jóvenes que no esperaban encontrarse y que, justamente cuando llega, se dan cuenta de que tendrán que separarse porque la vida así lo marca. Como buen coming-of-age, el amor es el eje, también es la vida de esta película que es un placer rescatar.

El antepenúltimo mohicano

@eamcinema | Park City, Utah.

Más en el blog: ¿Quién diablos es Kogonada? Un viaje por Columbus, Indiana

Posts Más Recientes