Consejos de Werner Herzog para jóvenes cineastas en ocasión de su aniversario

Un 05 de septiembre de 1942 nacía uno de los artistas más estimulantes de la época contemporánea: Werner Herzog. Y si empleamos el término “artista” y no “director”, a pesar de ser conocido, básicamente, por su faceta tras las cámaras, es porque es asimismo escritor, guionista y actor; pero, sobre todo, porque mediante su práctica de una vida aventurera y su vertiente divulgativa y didáctica, se ha convertido en una figura tan imprescindible como icónica de la cultura actual. Para celebrar su cumpleaños, os dejamos con algunos de sus (peculiares) consejos para jóvenes cineastas.

  1. Primero hay que vivir

Arremángate y trabaja como gorila en un club de estriptis, como guardián en un manicomio o como maquinista en un matadero. Sé taxista durante seis meses. Viaja mucho, por diferentes países y a pie; aprende idiomas y un oficio que no tenga nada que ver con el cine. Recuerda que, como la gran literatura, el séptimo arte debe partir de la experiencia de la vida como base.

  1. Cultiva tu cultura

Que tu cultura no se limite al cine; es imprescindible que tengas vastos conocimientos de literatura y de música, y tanto modernas como antiguas.

  1. Sé autosuficiente

No esperes a que el sistema financie tus proyectos, porque serán otros quienes decidan tu destino. Si no puedes permitirte hacer una película de un millón de dólares, consigue 10.000€ y prodúcela tú mismo; hoy en día, esa cantidad es cuanto hace falta para llevar a cabo un filme. Sobre todo, si prescindes de los trabajos inútiles y funcionariales de las grandes compañías productoras.

  1. Los cineastas no encuentran sus historias; las historias encuentran a sus cineastas

Aunque la creatividad funciona de forma diferente según cada cual, por lo general los mejores proyectos “tropiezan” con uno. Solo así se enciende la verdadera chispa creadora, en vez de acariciar ideas durante largos periodos de tiempo que terminan por desencantarnos y agotarnos.

  1. A un artista no le importa robar

Herzog ha afirmado que una entrada de una enciclopedia de 15 páginas sobre cine le dio “todo lo que necesitaba para comenzar”, así como una cámara de 35 mm que robó de la Escuela de Cine de Múnich; un acto que, desde entonces, ha justificado por motivos nietzscheanos: “Yo sé que no robé nada. Tenía derecho natural a cogerlo”. Rodó sus primeras siete películas con dicha cámara.

  1. Mantén una actitud desafiante

Pide siempre perdón, nunca permiso, y aprende a vivir con tus errores. No te regodees nunca en tus problemas: la desesperación debe ser privada y breve.

  1. Las películas no cambian el mundo

A pesar de que muchos de sus documentales tienen un enfoque crítico hacia ciertas realidades sociales, la experiencia ha enseñado al realizador alemán que las películas no cambian el mundo. Ello demuestra, por el contrario, que es necesario llevar a cabo historias con las que uno tenga una cierta conexión empática, es decir, que despierten tu curiosidad o admiración. De ahí que no haya excusas para dejar inconcluso un filme.

  1. Una “energía criminal”

Obtener un diploma en una academia de cine no te convierte en cineasta. De ahí que el realizador, en los cursos de realización que imparte, no enseñe a sus estudiantes el aspecto técnico de la cinematografía, sino una nueva forma de vida, una nueva forma de pensar y de ser creativos; eso, y cómo abrir cerraduras y falsificar documentos, que proporcionan la “energía criminal” que es imprescindible para ser cineasta.

El antepenúltimo mohicano

Park City, Utah.

Más en el blog: Algunos de los títulos ofrecidos por la Mostra de Venecia de este año

Posts Más Recientes