“La reina del miedo”: Valeria Bertuccelli, una mujer orquesta

Se acercaba el final del Festival de Karlovy Vary y una película argentina titulada La reina del miedo se proyectaba en el KV Theatre de la ciudad checa. Previo a su exhibición, salía al escenario para presentar el filme Valeria Bertuccelli, cineasta, guionista y actriz, capaz de hipnotizar al público con un par de gestos. No era el mejor escenario posible –el KV Theatre es una vieja gloria del patrimonio arquitectónico del Karlsbad alejado del epicentro del evento—, ni tenía el mejor público posible –el cansancio hacía mella—, pero con sus palabras se ganó al respetable, demostrando el talento, la raza y el carisma de una realizadora que debutaba con un filme singular –codirigido con Fabiana Tiscornia.

Un filme que no lo ha tenido sencillo para llegar a sus espectadores –no pasó por las salas comerciales— pese al palmarés que atesora, con los premios del jurado a la mejor interpretación femenina del Festival de Sundance y a la mejor actriz en el Festival de Málaga de 2018 como principales méritos. Por suerte, SundanceTV España siempre sale al rescate y lo ofrece el próximo domingo dentro del Especial Festival de Sundance.

La reina del miedo cuenta con esta sinopsis oficial: «A Robertina (una magistral Bertuccelli, añadimos), una de las actrices más importantes de Argentina, solo le queda un mes para el estreno de la obra que definirá toda su carrera. En lugar de prepararse y ensayar pasa los días en un estado constante de ansiedad y descuida obsesivamente de sus responsabilidades profesionales. Evita los ensayos y no se encuentra cómoda entre sus ayudantes. Robertina convierte su mundo en un curioso paisaje de fobias absurdas e intrigas domésticas. Cuando se entera de que un amigo que vive en Copenhague ha enfermado, ella lo deja todo para ir a cuidarlo». Una propuesta formularia en apariencia pero que, sin embargo, es un rico retrato metaficcional sobre, por un lado, la paradoja de la interpretación, esos superdotados capaces de desdoblarse y que, en ocasiones, portan una maldición lejos de la ficción; por otro, un dibujo de la sensibilidad femenina, de la mujer como ente creador, capaz de moldear casi todo, menos, como nos sucede a todos, su destino.

La cinta de Bertuccelli-Tiscornia ahonda en las posibilidades terapéuticas del arte, de la creación, para intentar sobrevivir a la propia vida. Una lectura que tiene ciertas equivalencias con una de las novedades de la cartelera española este mes de enero: El retrato de Sibyl, de Justine Triet. Un filme, a su vez, de hálito extraño, por momentos anticlimático pero que profundiza en ese momento de angustia inherente al ser humano cuando el sentimiento de pérdida, sea física o emocional, se manifiesta en la conciencia. Un dolor inexplicable, lo más cercano al vacío, que caracteriza a la adultez. Robertina, en plena decaída moral, ve cómo uno de sus pilares, por muy lejos que pareciera estar, se derrumba y con ella su mundo. Un espacio volátil que solo resurgirá desde un escenario; el lugar para la catarsis, para la resurrección, también para el alivio.

La reina del miedo, tras su fachada esteticista, esconde sensibilidad, esconde verdad. La pueden descubrir el próximo domingo día 2 en SundanceTV.

El antepenúltimo mohicano

Park City, Utah.

Más en el blog: Historia de un matrimonio: ‘Blue Valentine’, Michelle Williams y Ryan Gosling se juraron amor

Posts Más Recientes