Las mejores películas de John Ford

Enfrentarse a los grandes del séptimo arte conlleva un respeto que en ocasiones hace que nos distanciamos de sus imágenes. Cierto es que cuesta añadir algo novedoso y, sobre todo, relevante, sobre la obra de aquellos que tejieron la anatomía del cine contemporáneo o la base de este.

La semana pasada os hablábamos de Ingmar Bergman, asidero elemental para el cine de autor europeo, cuya filmografía está compuesta por filmes que, en su amplia mayoría, encajarían en nuestros días. Una perspectiva atemporal, apenas erosionada, que justifica los calificativos y el estatus del director sueco.

Algo que podemos trasladar a John Ford, para El antepenúltimo mohicano, uno de los tres grandes directores de la historia del cine. Y lo remarcamos a sabiendas de que la temática y género sobre los que pivotó su cine se encuentran en desuso en el siglo XXI. Esa mirada devenida alma cinematográfica, que le otorga un fondo tan importante como lo centrado en el plano, resulta clave para definir el cine comercial del futuro –léase Steven Spielberg o Christopher Nolan— y para dejar un legado inigualable, que conforma un pasado resplandeciente en el que perderse.

Aprovechando el aniversario del estreno de El hombre tranquilo (The Quiet Man, 1952), elegimos las cinco películas claves para conocer y enamorarse del cine de John Ford. Su obra es puro cine, pura emoción.

La diligencia (1939)

¿Quién no recuerda ese maravilloso zoom in que encuadra la entrada de John Wayne en plano? Él da vida a Ringo Kidd, un pistolero que compartirá viaje en una diligencia con personas con diferentes motivaciones entre los que brotará una tensión interna que se complementará con la presión de los indios Apache durante el trayecto. Aunque el paso del tiempo le ha otorgado un espacio secundario no solo dentro de la filmografía de Ford, sino también del género, sigue siendo un entretenimiento formidable, con un Wayne arrebatador.

Las uvas de la ira (1940)

Aunque es inevitable desligar a Ford del Western, fuera del género fundacional del cine de Hollywood el realizador de Maine aportó varias obras maestras; siempre retratando la historia de su país, aunque fuera desde un punto de vista aparentemente menos visible. Este filme protagonizado por un soberbio Henry Fonda, narra la epopeya de Tom Joad, que ve cómo pierde su hogar tras salir de la cárcel. Tras ello, iniciará un viaje con su familia buscando «la tierra prometida». Un recorrido lleno de dureza en el que hallaremos una panorámica esencial del Estados Unidos de la época. Una adaptación de la obra homónima de John Steinbeck al alcance de muy pocos.

¡Qué verde era mi valle! (1941)

Otro dibujo histórico, esta vez en Europa, sobre los cambios ideológicos que emergieron a mitad de siglo XX. Walter Pidgeon y una descomunal Maureen O’Hara protagonizan este conmovedor drama sobre la resiliencia y resistencia de los Morgan, una familia de mineros en un asentamiento en Gales que combate contra su propia ruptura debido a la posible regularización de los salarios sugerida por los sindicatos. Un largometraje de la Fox que consiguió cinco premios Oscar, entre ellos, el principal: el de mejor película.

El hombre tranquilo (1952)

Ford firma una de las cumbres del romántico con esta historia de redención encarnada por John Wayne y Maureen O’Hara. El primero caracteriza a Sean Thorton, otrora boxeador en Norteamérica que vuelve a su Irlanda natal buscando enterrar su pasado y enraizar en lo que fue su antigua casa. Allí se enamorará de una lugareña, Mary Kate Danaher, que no se lo pondrá fácil de inicio; al igual que la propia familia de esta y la conservadora comunidad en la que habitan. Un filme emotivo y con dos actores en absoluto estado de gracia.

Centauros del desierto (1956)

¿Es el mejor Western de la Historia? Es el mejor Western de la Historia. Existen pocas películas «perfectas»; Centauros del desierto es una de ellas. La imagen hecha emoción en esta obra llena de melancolía que cuenta la búsqueda incesante, a través del espacio y del tiempo, de Ethan Edwards (John Wayne), un hastiado veterano de guerra, de su joven sobrina (Natalie Wood), raptada por los comanches cuando era solo una niña. Un trabajo espectacular a todos los niveles con la mejor apertura y cierre de metraje que jamás verán sus retinas.

El antepenúltimo mohicano

Park City, Utah.

Más en el blog: La aclamada serie danesa The New Nurses llega a SundanceTV el 30 de julio

Posts Más Recientes