El nuevo cine indie británico

La vigencia del free cinema, así como su herencia, es incuestionable dentro del cine británico de bajo de presupuesto. Un movimiento con más de cincuenta años que tiene al grandísimo Ken Loach como punta de lanza. Y, aunque ya ha avisado varias veces con su retirada, parece que el cineasta de Nuneaton seguirá en la brecha a sus 85 años. Una gran noticia para esta ola de directores que no dejaron de mirar al hombre mundano, ese que ha sufrido como nadie todos los cambios políticos y sociales de finales del siglo XX.

Por suerte, el cine independiente de las Islas, en pleno siglo XXI, puede que nazca en Loach pero no termina en este. En las dos últimas décadas han surgido diferentes generaciones de realizadores y realizadoras que han actualizado la imagen y también la codificación genérica y narrativa de una industria testigo, principalmente, de la crisis económica y del cacareado Brexit. Pero más allá de lo social, el cine independiente también ha estrechado las miras y se ha centrado en lo íntimo, en las derivas de las nuevas generaciones de jóvenes coterráneos, alejadas de los tópicos habituales. A continuación, elegimos los títulos más significativos del nuevo cine indie británico. Nos hemos centrados en autores/as con una trayectoria muy marcada, ya sea a través de largometrajes como de cortometrajes.

Fish Tank, Andrea Arnold

American Honey, que compitió por la Palma de Oro del Festival de Cannes, y la actualización de Cumbres borrascosas, que luchó por el León de Oro de la Mostra de Venecia, supusieron la confirmación de la autora de Red Road y, ante todo, Fish Tank. Un relato de emancipación femenina que tiene a una quinceañera amante del baile como protagonista. Michael Fassbender y una excepcional Katie Jarvis –que se retiró tras su rol en el filme— son sus actores principales.

The Selfish Giant, Clio Barnard

Ali & Ava, que se presentará en la Quincena de Realizadores de Cannes, supone la esperadísima vuelta de Clio Barnard, una cineasta que, como Andrea Arnold, ha sabido retratar con honestidad la realidad del extrarradio de las grandes urbes inglesas. Su mejor filme es esta libre adaptación del cuento de Oscar Wilde que nos sitúa en el día a día de dos niños a los que poco o nada les interesa el colegio y que comienzan a ganarse la vida como chatarreros. Ambos conviven en un mundo oscuro, marginal, cercano al crimen. Una constante en el cine de Barnard. The Selfish Giant fue nominada al BAFTA a la mejor película nacional.

Nocturnal, Nathalie Biancheri

Tras un periplo exitoso por el mundo del corto, Nathalie Biancheri debutó con este magnífico filme que narra la disfuncional relación entre un joven padre que busca consolidar la relación con su hija adolescente tras haberla abandonado al nacer esta. Un descomunal Cosmo Jarvis y Laurie Kynaston dan vida a los papeles capitales de un trabajo que busca de forma poco evidente retratar la cotidianidad preBrexit.

Weekend, Andrew Haigh

Al igual que las dos primeras realizadoras, Andrew Haigh se ha convertido en poco tiempo en un clásico del cine británico; gracias a filmes como 45 años o su ópera prima, esta Weekend, actualización del Breve encuentro de David Lean con dos jóvenes como protagonistas. Un romance LGBT contado de forma excitante y emocionante, con la elegancia y sensibilidad que solo tienen los grandes. Deseando estamos de ver lo nuevo del realizador de North Yorkshire.

El antepenúltimo mohicano

Park City, Utah.

Más en el blog: Los sábados de julio y agosto viaja con SundanceTV

Posts Más Recientes