Oscars 2020: las películas triunfadoras

Con la celebración de los Oscar se cierra oficialmente el curso cinematográfico; doce meses de festivales, estrenos y premios de todo tipo. Con el anuncio del Oscar a la mejor película y la correspondiente corriente opinante, de repente, el público se olvida del pasado y no deja de mirar al futuro. Lo que sí está claro es que la temporada de premios ha perdido su magia. La democratización de la información, a la que todo el mundo tiene acceso gracias a Internet, ha telegrafiado paso por paso su estatus, dándonos las claves y también el grueso de los resultados –e incluso las posibles sorpresas; oh, las filtraciones— del cuadro de honor que hoy ilustran periódicos y portales. Aun con ello, su magnetismo sigue siendo indudable, pese a que cada año las audiencias globales decaigan. Es la celebración del cine por antonomasia; con sus claroscuros y contradicciones. Y ahí estamos, con los ojos como platos y derribando a Morfeo con centilitros de cafeína. ¿Mereció la pena el «esfuerzo»? Por supuesto, y más con la apoteosis final. Y, tras la paliza, es hora de hacer balance. ¿Cuáles han sido las películas triunfadoras de la 92ª edición de los premios de la Academia? Aquí tienen las respuestas:

Parásitos, de Bong Joon-ho

Oscar a la mejor película | mejor dirección | película internacional | guion original.

La gran protagonista de la noche. Una proeza que pasará a la historia de los premios. El filme de Bong Joon-ho consiguió cuatro premios de los seis a los que aspiraba, entre ellos, los dos principales. Pese a los rumores, nadie imaginaba este escenario. Ni tan siquiera un Bong Joon-ho sobrepasado que, en un gesto precioso, se rindió a Martin Scorsese y Quentin Tarantino, sus compañeros y rivales de categoría. Parásitos logra así los dos galardones más importantes en el cine: la Palma de Oro y el Oscar a mejor película. No nos queda más que aplaudir. Esta tarde (20:25h) le homenajearemos con la emisión de Mother, otra de las grandes cintas que nos ha dejado el cineasta surcoreano.

1917, de Sam Mendes

Oscar a la mejor dirección de fotografía | mejores efectos visuales | mejor sonido.

Atendiendo a las expectativas es la gran perdedora de la noche. Era la gran favorita pero se tuvo que conformar con tan solo tres entorchados: mejor dirección de fotografía –es un placer ver ganar a Roger Deakins—, mejor sonido y mejores efectos visuales. El huracán Parásitos se ha llevado por delante las opciones de una cinta que parecía reconciliar a Hollywood con las grandes superproducciones. Pese a ello, 1917 es una de las grandes películas del año. Que los premios no nublen nuestra perspectiva.

Érase una vez en… Hollywood, de Quentin Tarantino

Oscar al mejor actor secundario | mejor diseño de producción.

Una parte de nosotros deseábamos –con mucha fuerza— la posible victoria de Quentin Tarantino –se lo deben, diantres— en esta edición con la sensacional Érase una vez en… Hollywood. No ha podido ser pero para el recuerdo queda el Oscar a Pitt y su excelente discurso en el proscenio. Un grande que en su madurez logra el reconocimiento que probablemente su físico le arrebató. Como ocurre con 1917 o, incluso, El irlandés, los premios para estos títulos son irrelevantes. Para el recuerdo lo que quedan son grandes ejercicios de cine. Y de DiCaprio hablamos otro día…

Joker, de Todd Phillips

Oscar al mejor actor | mejor música original.

Solo dos personajes en la historia del cine han «logrado» el Oscar: Vito Corleone (Marlon Brando y Robert De Niro) y Joker (Heath Ledger y Joaquin Phoenix). La victoria de Phoenix estaba cantada pero no por ello resulta menos emocionante. En su larga locución, le dedicó la estatuilla a su hermano River visiblemente emocionado. Una emoción que también nos trasladó la fantástica compositora islandesa Hildur Guðnadóttir, otro de los nombres propios de 2019. Su música es la clave del Joker de Todd Phillips. Un Oscar más que merecido.

American Factory, de Steven Bognar y Julia Reichert

Oscar al mejor documental.

Fuera de la ecuación Apollo 11, para el que firma estas líneas el mejor documental del año, el trabajo de Steven Bognar y Julie Reichert –que han vivido un fin de semana de ensueño con la consecución del Independent Spirit Award y el Oscar— ha tenido camino expedito en la categoría. Esta producción de Netflix narra la convivencia de dos modelos de manufactura en la casi extinta General Motors, otrora símbolo industrial estadounidense. Ha completado casi la carrera perfecta desde su presentación, a principios de año, en el Festival de Sundance. Un tanto para Park City.

El antepenúltimo mohicano

Park City, Utah.

Más en el blog: Películas ganadoras en Sundance que fueron nominadas al Oscar

 

Posts Más Recientes